Boletín electrónico / Número 28 - Octubre, 2006

English Version

Telesalud para las Américas

Para entender el verdadero significado de “Telesalud” debemos encarar una posición realista y a la vez idealista, y además debemos remitirnos a la definición de los especialistas, que dicen que “Telesalud es un término compuesto que incluye actividades relacionadas con la salud, servicios y métodos, los cuáles se llevan a cabo a distancia con la ayuda de las tecnologías de la información y telecomunicaciones” (Grupo de expertos de la OMS, Ginebra, 1997). El objetivo es mejorar la salud de la población, el control de enfermedades y atención médica así como la educación, administración e investigación en el área de salud.

Todos los países deberían contar con políticas que identifiquen los puntos claves en la introducción de programas de Telesalud proveyendo una estrategia para dicha introducción; ésta es una posición idealista.

Lo real es que telesalud conlleva beneficios, a saber:

  • Reducción de costos con menos internaciones y gastos derivados.

  • Extensión de cobertura de salud

  • Mejoras en índices de salud

Telesalud a su vez comprende: Telemedicina; Tele-educación; Tele-investigación; Tele-administración.

Específicamente, “Telemedicina es el uso de telecomunicaciones e informática con propósitos médicos” (J. Preston, 1993); se refiere a “la provisión de servicios de atención médica por profesionales de salud, en lugares donde la distancia es un factor crítico, utilizando tecnología de información y telecomunicaciones para el intercambio de información confiable para el diagnóstico, tratamiento y prevención de las enfermedades, investigación, evaluación y educación médica continua, con el objetivo de mejorar la salud de los individuos y los pueblos”.

Todo nuevo avance para implementar mejoras en los sistemas públicos y privados de administración de sistemas de salud, trae consigo barreras en la incorporación de programas de telesalud:

A)   Barreras políticas/económicas: Expectativas, falla en la demanda;

B)   Socio/Culturales: Actitud y capacitación de profesionales, existencia de flujo de información tradicional;

C)   Ético/legales: Confidencialidad y protección de datos, mala praxis transaccional, matriculación;

D)   Técnico/financieras: Marco regulatorio y capacitación, redes de telecomunicaciones, ayuda al usuario, políticas de precios, evaluación de datos y métodos.

Las aplicaciones en el cuidado informatizado de la salud son muchas y variadas:

  • Acceso a Base de Datos,

  • Registros médicos electrónicos

  • Capacitación a distancia

  • Monitoreo de operaciones

  • Teleambulancia

  • Cuidados domiciliarios

  • Vigilancia epidemiológica & prevención

Además, existen especialidades como telepediatría y telepsiquiatría (a través de videoconferencias).

Se puede hablar de tecnologías del consumidor y de tecnologías para el cuidado de la salud; las primeras son: Casas inteligentes; equipos de comunicaciones personales; (PDAs, teléfonos celulares, etc.); la banda ancha  (cable, DSL, satélite); cámaras digitales, video, y las tecnologías inalámbricas como  WLL, WiFi, WiMax, OFDM, EVDO; mientras que las tecnologías parar el cuidado de la salud son: Monitoreo remoto del paciente; registros médicos personales/registros médicos electrónicos; recetas electrónicas (ePescribing); gestión electrónica de enfermedad (eDesease Management); sensores, aparatos médicos tradicionales (que se vuelven más chicos, con capacidad de acceso a Internet, y hasta implantables); los call centers y las tecnologías de gestión de relación con el cliente (CRM); Internet/tecnologías de web (páginas web interactivas, correo electrónico entre doctor/paciente, visitas médicas virtuales).

Si habláramos de innovaciones para telemedicina, se podrían mencionar los que llevan adelante empresas latinoamericanas como Easy Truck; esta compañía brasileña creó un chip y un celular que permite localizar y dar asistencia a los usuarios; fue pensado en principio para el uso con niños de 3 a 10 años y para personas mayores de 65 años, pero esta tecnología podría usarse también para diabéticos o personas con enfermedades crónicas cardíacas, adosándoles equipos de monitoreo remotos.

Un importante proveedor mundial de chips, está desarrollando sistemas interoperables entre aparatos médicos actuales y los teléfonos celulares a través de la interacción de estos últimos con biosensores para aplicaciones de monitoreo de salud (Biosensors For Health Monitoring Applications).

La tecnología de asistencia y telesalud puede hacer diferencia en la calidad de vida de las personas. Programas nacionales de telesalud bien aplicados reducirían la necesidad de hospitalización y permitirían el más eficiente uso de recursos públicos y/o privados. Tal es el caso de la NHS CFS (National Programme for IT) en el Reino Unido, en donde se implementaron sistemas de mediciones a través de equipos o aparatos biométricos que incluyen la medición de la presión arterial, el peso, el ritmo cardíaco y la saturación de oxígeno en la sangre (oxímetros digitales), termómetro temporario, medidor de glucosa, espirómetro, sistemas ECG inalámbricos a través de Bluetooth, en donde el sistema colecta toda la información de la salud del paciente y responde a las preguntas parametrizadas de la enfermedad en cuestión y la información de salud es automáticamente enviada a través de líneas telefónicas estándar o celulares a la estación central para su revisión.

Se podrían mencionar muchas empresas que tienen equipos que hacen posible que hoy la telesalud sea una realidad en los países desarrollados, como ser: Card Guard AG, CardioNet, MyFoodPhone; Pulse Tracer, VitaPhone, etc.; pero en los países en desarrollo sólo se puede hablar de un ideal, al menos por el momento. Para volverlo una realidad es  imprescindible que los gobiernos de los países en desarrollo sigan los pasos a los países desarrollados en sus esfuerzos para implementar sistemas de telesalud que ayuden a las personas, no importa dónde ellas se encuentren, estableciendo programas que mejoren la calidad de vida, la independencia de los pacientes crónicos, y que mejoren el control de la salud y la administración de los costos de salud y hospitalización.

Para llevar a cabo programas de telesalud y telemedicina es necesario que los gobiernos persigan una política en tal sentido, es más, que la hagan prioritaria para el desarrollo y salud de sus pueblos. En América Latina hay muchos países que tienen poblaciones muy dispersas y desatendidas, y así como existe un concepto de Servicio Universal para proveer telefonía básica a todos los habitantes de un país, no importando las distancias, aquí también, en telesalud / telemedicina, se debería hablar de un Servicio Universal de Telesalud, que satisfaga el derecho que tienen los pueblos a que se les brinde cuidados a su salud y servicios médicos garantizados a través del desarrollo tecnológico.

Martha De Cunha de Killian
Directora de Desarrollo de Negocios
Killian & Asociados
e-mail: marthakillian@fibertel.com.ar


 

 


© Derechos Reservados 2006. Comisión Interamericana de Telecomunicaciones
Organización de los Estados Americanos.
1889 F St., N.W., Washington, D.C. 20006 - Estados Unidos
Tel. (202)458-3004 | Fax. (202) 458-6854 | citel@oas.org | http://citel.oas.org

Para cancelar la subscripción ir al siguiente link citel@oas.org