10/20/2014
English  Français  Português

 
 
Conceptos para la Seguridad Hemisférica

Documentos

CONSEJO PERMANENTE DE LA
ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS

COMISIÓN DE SEGURIDAD HEMISFÉRICA

OEA/Ser.G
CP/CSH-276/00
6 marzo 2000
Original: español/inglés

RESUMEN TEMÁTICO DE LAS POSICIONES DE LOS ESTADOS MIEMBROS
PRESENTADAS EN LA REUNIÓN ESPECIAL DE LA COMISIÓN
DE SEGURIDAD HEMISFÉRICA SOBRE CONCEPTOS DE SEGURIDAD
CELEBRADA LOS DÍAS 20 Y 21 DE ABRIL DE 1999

(Documento preparado por la Secretaría General)

Introducción

Durante las sesiones informales del 7 y 8 de febrero pasado, la Comisión de Seguridad Hemisférica solicitó a la Secretaría General la preparación de un documento de síntesis de las ponencias escritas presentadas por los Estados miembros durante la sesión especial de la Comisión llevada a cabo el 20 y 21 de abril de 1999.

En cumplimiento de esta solicitud, se presenta este documento, el cual consta de dos partes. La primera es una selección de citas extraídas de los documentos circulados por Canadá, Estados Unidos, Jamaica, México y Venezuela para la reunión antes mencionada. Las citas han sido organizadas por temas, siguiendo el orden provisional previsto en el temario de la sesión especial de la Comisión del 20 y 21 de marzo próximos para continuar desarrollando los enfoques comunes más apropiados que permitan abordar los diversos aspectos de la seguridad internacional en el hemisferio. Dentro de cada tema, los aportes de los Estados miembros se encuentran listados en orden alfabético.

Es de anotar que en la reunión de abril del año pasado, los Estados miembros incluyeron en sus intervenciones, otros elementos tales como el concepto de seguridad y la visión sobre el futuro del sistema interamericano de seguridad. Por considerarlo de interés para las delegaciones, estos temas se incluyeron al final del documento, bajo el rubro "enfoques".

La segunda parte del presente documento es una tabla sintética que busca resumir y señalar el sentido de los pronunciamientos de los Estados miembros entorno a los temas mencionados.

  1. Problemas y riesgos para la paz y la seguridad

CANADA

"Queda claro que en la década pasada la naturaleza de los problemas de seguridad que enfrentaban las naciones del hemisferio ha evolucionado considerablemente. Durante los años cuarenta, cuando se estableció la mayor parte de la arquitectura de seguridad del hemisferio, la cuestión de la defensa contra una amenaza convencional proveniente del exterior era la más importante a juicio de los mandatarios y Jefes de Gobierno. Las dimensiones de seguridad del TIAR, de la OEA y de la JID reflejan las preocupaciones del momento.

Con la caída del muro de Berlín y la evolución de nuestras sociedades durante el pasado reciente, los problemas de seguridad son más difusos. Estos cambios se reflejan en el programa de la última Reunión Ministerial de Defensa de las Américas, realizada en Colombia en 1998. Las discusiones incluyeron no sólo las cuestiones de seguridad "severas? más tradicionales que involucraban las medidas de fomento de la confianza y de la seguridad, cuestiones referidas a la lucha antiterrorista y contra el narcotráfico, sino también los problemas "menos severos" tales como el papel de los militares en la sociedad civil, las relaciones entre civiles y militares y otros relacionado. Somos testigos de una evolución de los problemas de "defensa" a los de "seguridad". 1

ESTADOS UNIDOS

El Sistema de seguridad interamericano actual fue concebido para responder a amenazas procedentes de fuera del hemisferio. Sin embargo hay ciertas amenazas a la seguridad originados en la región que sólo pueden abordarse eficazmente mediante la cooperación multilateral. Las amenazas transnacionales, no tradicionales, a la seguridad como el terrorismo, el tráfico de estupefacientes, desastres naturales, ambientales, organizaciones criminales transnacionales, y la inmigración ilegal requieren respuestas multilaterales por parte de los gobiernos.

Estas amenazas actuales también son problemas intersectoriales que requieren respuestas multifacéticas por parte de las diversas organizaciones nacionales, según la naturaleza y gravedad de la amenaza. La comunicación eficaz entre los gobiernos nacionales será necesaria para responder de la forma adecuada y mejorar la capacidad de llevar a cabo acciones conjuntas. En muchos casos, la respuesta de la región puede requerir acciones tanto por parte de las autoridades civiles como las militares, de acuerdo a las directivas de los gobiernos. La capacitación conjunta, la profesionalización de las fuerzas de seguridad y un cierto nivel de interoperatividad entre organismos gubernamentales similares serán necesarios para que la cooperación multilateral sea eficaz.2

JAMAICA

Como hemos escuchado durante los últimos dos días, la complejidad de lo que actualmente se denomina como el nuevo panorama de la seguridad representa un desafío para definir un enfoque conceptual singular con respecto a la seguridad hemisférica. La formulación de un nuevo concepto de seguridad presenta un desafío debido a que los países del Hemisferio con frecuencia no comparten las mismas preocupaciones específicas en materia de seguridad. La actual agenda de seguridad presenta diversas prioridades entre las diferentes subregiones y países. En tanto que en muchos países las cuestiones tradicionales de defensa militar continúan teniendo gran preponderancia, en otros no es ese el caso, puesto que sus problemas básicos de seguridad constituyen las amenazas a su bienestar económico, social, político y ambiental. Fenómenos tales como el tráfico ilícito de drogas y de armas pequeñas, las actividades delictivas transnacionales, la inmigración del terrorismo y el deterioro ambiental son actualmente los puntos principales de la agenda de seguridad de muchos de nuestros Estados Miembros. Participan también nuevos protagonistas, inclusive actores que no son Estados.

Evidentemente que este enfoque más integral y global ha sido reconocido en los más elevados niveles políticos. Vale la pena recordar que en la Cumbre de Santiago nuestros Jefes de Estado y de Gobierno, al referirse al tema de medidas de fomento de la confianza y de la seguridad entre los Estados, reconocieron en el nuevo panorama político, los factores económicos, sociales y estratégico-militares. Asimismo, la sección del Plan de Acción de Santiago pertinente a este tema se refiere a las cuestiones no tradicionales tales como las preocupaciones especiales de seguridad de los pequeños estados insulares, reconociendo el carácter multidimensional de estas preocupaciones. Del mismo modo, destaca los desastres naturales y los esfuerzos de socorro por razones humanitarias como componente del ámbito de la seguridad.

Por lo tanto, resulta evidente que al analizar el significado, ámbito y consecuencias de los conceptos de seguridad en el Hemisferio, se deben tomar en consideración todas las variables dentro de la ecuación.3

MEXICO

Desde la perspectiva del Gobierno de México, la primera constatación que se impone es la inexistencia de un concepto de seguridad común, no tanto en función de lo inadecuado y anacrónico que resulta la definición del Tratado de Río, como ante distintas percepciones, en ocasiones contrapuestas, de las preocupaciones de seguridad de cada Estado.

  • Antes que una competencia entre conceptos acabados de seguridad hemisférica, lo que tenemos son múltiples percepciones sobre preocupaciones individuales que cada Estado, como resultado de su entorno y de su grado de desarrollo, califica como pertenecientes al ámbito de la seguridad nacional.
  • En tales circunstancias, resulta difícil establecer jerarquía alguna, pues todas estas preocupaciones de seguridad son legítimas (desde las más tradicionales hasta las que incorporan las llamadas nuevas amenazas, pasando por la que resultan de fenómenos climáticos y de desastres naturales), y existe evidentemente el riesgo de pretender alcanzar un concepto totalizador que no satisfaga los requisitos de los Estados miembros."4

VENEZUELA

Durante la década de los años noventa las tensiones entre los países han cedido el paso a un creciente proceso de integración regional, cuyas expresiones más visibles son el desarrollo del NAFTA y el fortalecimiento del MERCOSUR, la Comunidad Andina de Naciones y el CARICOM. La expresión más conmovedora del esfuerzo regional en la solución de conflictos ha sido la firma del Acuerdo de Paz entre Ecuador y Perú. De importancia semejante es que en Centroamérica las tensiones que caracterizaron las relaciones entre algunos de los países de esa subregión durante la década de los ochenta han disminuido hasta prácticamente desaparecer."5

 2. Instrumentos

JAMAICA

Con respecto a los mecanismos institucionales del sistema interamericano relacionados con la seguridad hemisférica, mi Delegación opina que desde hace mucho tiempo está pendiente la revisión de los mecanismos actuales los cuales deben ser probados para constatar su validez. Tanto el Pacto de Bogotá sobre la Solución Pacífica de las Controversias como el Pacto de Río de Janeiro quizá ya han dejado de tener relevancia y utilidad, al punto que podrían resultar obsoletos. Varios Estados Miembros, incluidos los miembros de CARICOM no son signatarios del Tratado de Río. Solamente trece Estados Miembros han ratificado el Pacto de Bogotá. Es muy poco probable que estos dos instrumentos reciban nuevos reconocimientos. Como mencionó recientemente el Secretario General Adjunto, Embajador Christopher R. Thomas, en su presentación frente al Grupo de Trabajo Conjunto del Consejo Permanente y el Consejo Interamericano para el Desarrollo Integral sobre el Fortalecimiento y la Modernización de la OEA, que estos dos instrumentos fueron concebidos para un fin cuya relevancia es más histórica que los temas prioritarios actuales de nuestro Hemisferio. Por lo tanto, necesitamos preguntarnos si las funciones de seguridad para cuya protección se diseñaron estos dos pilares hace más de cincuenta años pueden satisfacer las necesidades actuales de los miembros de nuestra Organización.6

MÉXICO

La confianza se deriva, por encima de cualquier arreglo, ..., del pleno respeto del Derecho Internacional. De hecho, el mismo TIAR, el Tratado Americano de Soluciones Pacíficas y la Carta de nuestra Organización fueron concebidos como un conjunto de disposiciones que se refuerzan mutuamente "en forma de no dejar que controversia alguna entre los Estados Americanos pueda quedar sin solución definitiva dentro de un plazo razonable" (Carta, art. 27).

(…)

Instituciones como el TIAR y la JID no responden en la actualidad a los criterios de representatividad y legitimidad en la comunidad hemisférica en su conjunto, lo cual subraya la urgencia de definir su futuro."7

  1. Instituciones y Procesos

CANADA

Estas cuatro organizaciones hemisféricas cumplen un trabajo importante y lo hacen bien. Pero ninguna de ellas se orienta hacia el tipo de consulta política y de coordinación entre civiles y militares que será necesaria para tratar de manera global y eficaz los problemas de seguridad que enfrentaremos en el futuro.8

  1. Las Cumbres de las Américas
  2. CANADA

    La Cumbre de las Américas tiene la ventaja de proporcionar un impulso político importante a una discusión fundamental de asuntos específicos. Pero su infraestructura inter reuniones no está bien orientada para mantener la atención sobre los temas de seguridad y los Jefes de Estado y de Gobierno no pueden permitirse pasar.demasiado tiempo en las reuniones cumbre haciendo el análisis detallado de la variedad de cuestiones de las que deben ocuparse.9

  3. OEA
  4. CANADA

    La Organización de los Estados Americanos estableció en 1991 la Comisión Especial sobre Seguridad Hemisférica, que adquirió carácter permanente en 1995. La Comisión Especial constituye una manera sistemática e institucionalizada de tratar cuestiones de seguridad, en comparación con las soluciones ad hoc determinadas por las crisis. Su objetivo es el de establecer una atmósfera que conduzca a los procesos de fomento de la confianza y la seguridad y a la resolución de controversias por medios diplomáticos.10

    La Organización de los Estados Americanos, y en particular su Comité Permanente sobre Seguridad Hemisférica, tienen la ventaja de contar con una infraestructura fuerte y antecedentes establecidos en materia de seguridad (por ejemplo, las dos reuniones que constituyeron hitos, la de Santiago en 1995 y la de San Salvador en 1998, sobre Medidas de Fomento de la Confianza y la Seguridad y la Convención sobre la Transferencia Ilícita de Armas Pequeñas). Sus otras ventajas incluyen casi universal participación al nivel hemisférico; tiene a su disposición los instrumentos para corregir y para darle seguimiento al curso de acción sobre la implementación. Su punto débil es el de no tener un vínculo político formal que incluya a las autoridades de defensa de la región por lo que el nivel de intercambio de información entre la OEA y los militares del hemisferio puede describirse como desigual.l11

    JAMAICA

    Con respecto al papel que le corresponde a la OEA en material de seguridad hemisférica, consideramos que dada la universalidad de sus miembros, su trabajo pionero en materia de medidas de fomento de la confianza y de la seguridad y otras cuestiones relacionadas con la seguridad, a través de la Comisión de Seguridad Hemisférica, la OEA debe ser el foro y punto focal principal para la coordinación y discusiones sobre cuestiones de seguridad hemisférica. Al mismo tiempo, debemos tener presente que hay otros mecanismos institucionales paralelos a nivel regional y subregional.12

    MÉXICO

    Las instituciones del Sistema Interamericano no tienen facultades residuales, ni pueden ejercer más atribuciones que las que se establecen expresamente en sus instrumentos constitutivos. A ese respecto, debe recordarse que, conforme a la Carta de las Naciones Unidas y a la Carta de la OEA, no se aplicarán medidas coercitivas en virtud de arreglos u organismos regionales sin la autorización del Consejo de Seguridad. Preocupa a mi Gobierno que interpretaciones cada vez más elásticas y flexibles del Capítulo VIII de la Carta de las Naciones Unidas establezcan precedentes que merman la autoridad del Consejo de Seguridad, a quien los Estados hemos encomendado el monopolio del uso de la fuerza. En caso de existir conflicto entre una disposición de cualquier tratado y la Carta de las Naciones Unidas, prevalece esta última.13

    Conveniencia de consolidar a la Comisión de Seguridad Hemisférica como el foro idóneo de debate y negociación de los temas pertinentes, al que eventualmente se trasladen los procesos que se llevan a cabo fuera de la OEA, como resultado de las Cumbres de las Américas (Reuniones de Ministros de Defensa).14

     

  5. Ministeriales de Defensa
  6. CANADA

    La Reunión Ministerial de Defensa de las Américas, iniciada en 1995 por Estados Unidos, la Conferencia proporciona un foro para la discusión franca de cuestiones de seguridad que reúne a los responsables civiles de la formulación de políticas y a los oficiales militares superiores. Este organismo se reúne de vez en cuando y durante el curso del proceso los participantes han desarrollado un programa progresivo que aborda la mayor parte de las cuestiones de seguridad de interés inmediato. Entre ellas se incluyen cuestiones "severas" de seguridad como el terrorismo o el narcotráfico y cuestiones "suaves" tales como las relacionadas entre civiles y militares, el papel de los militares en la sociedad civil, los derechos humanos y otros temas que anteriormente se consideraban tabúes.15

    Este proceso es el único que reúne a los ministros de defensa de la región y a sus responsables políticos civiles y militares. Su principal inconveniente, es que al incluir sólo a los ministros de defensa, el nivel de participación en las discusiones sobre cuestiones específicas es a veces irregular, debido a que las constituciones de los países de la región asignan a sus militares mandatos que varían ampliamente. Muchos de los temas importantes que se tratan en la Conferencia son de considerable interés, pero los ministros reunidos no tienen la autoridad para adoptar decisiones sobre ellos.

    También existen inquietudes sobre la continuidad de planear el programa que requiere continua consideración y reconsideración por el proceso de la Reunión Ministerial de Defensa de las Américas.16

    JAMAICA

    Con respecto a las Reuniones Ministeriales de Defensa, compartimos el punto de vista en el sentido de que estos foros ofrecen una oportunidad indispensable para que nuestras autoridades se reúnan al más alto nivel e intercambien puntos de vista sobre asuntos de seguridad. Estamos particularmente complacidos por la receptividad demostrada por las reuniones ministeriales que cada vez reciben un mayor número de cuestiones no tradicionales como parte de su agenda. Creemos que el vínculo entre las Reuniones Ministeriales de Defensa y la OEA, a través de la Comisión de Seguridad Hemisférica, deben ser fortalecidas.17

     

  7. Junta Interamericana de Defensa (JID)

CANADA

La Junta Interamericana de Defensa fue creada en 1942 para planificar la defensa del Hemisferio y coordinar la resistencia a la amenaza representada por Alexis. Cumple un papel de asesoramiento (y, si fuera necesario, de planificación) en la OEA y está financiada por esta última a través de contribuciones obligatorias (es decir, todos los miembros de la OEA pagan por la JID en sus propias cotizaciones de miembros, sean miembros o no). Los delegados forman parte de las fuerzas armadas de la región; están siempre encabezados por un oficial estadounidense (que depende de los Jefes de Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos) y su sede se encuentra en una instalación militar estadounidense. La JID no tiene una función de relación jerárquica ante la OEA (y es responsable ante la misma sólo en términos de aprobación del presupuesto), pero lleva a cabo el trabajo de desminado y la catalogación de medidas de fomento de la confianza y la seguridad en la región. Canadá, y la mayoría de los países del CARICOM no son miembros de la JID.18

La Junta Interamericana de Defensa y el Colegio Interamericano de Defensa, dirigido por la JID, facilitan el establecimiento de redes, permitiendo que los militares que enfrentan diferentes problemas intercambien experiencias y aprendan de los demás. Su principal inconveniente, en nuestra opinión, consiste en que no cuenta con un vínculo político formal con los organismos civiles. En una época en la que las cuestiones de seguridad trascienden la jurisdicción exclusiva de los militares, consideramos que este punto es importante.19

JAMAICA

La Junta Interamericana de Defensa también requiere una revisión. Para ser francos, Jamaica ve con cierta sospecha la existencia y funcionamiento de la Junta Interamericana de Defensa, cuyo propósito original ha desaparecido hace mucho tiempo. No creo que seamos los únicos que pensamos así. La participación en la Junta no es universal. La mayoría de los Estados Miembros de CARICOM no son miembros de la JID. Esto plantea la cuestión de la relevancia de lo que es supuestamente una institución de seguridad en relación con la OEA cuando casi un tercio de los miembros de la Organización no tienen participación activa en la Junta. Debido a que la Junta depende de las contribuciones del presupuesto de la OEA mientras que, como lo señaló la Delegación de Canadá, no tiene una función de comunicación de políticas, además de cierto trabajo que realiza en la remoción de minas y en la catalogación de los CSBMs en la región, dentro de este contexto es comprensible nuestra reticencia hacia la Junta.20

MÉXICO

Instituciones como el TIAR y la JID no responden en la actualidad a los criterios de representatividad y legitimidad en la comunidad hemisférica en su conjunto, lo cual subraya la urgencia de definir su futuro. En el caso de la JID, debería además transformarse para que su modus operandi sea democrático y refleje la genuina subordinación de los institutos armados en regímenes democráticos al poder civil. Ello debería conducir necesariamente a redefinir su misión y su vinculación con la OEA.

México no puede admitir que, en aras de la eficacia para hacer frente a fenómenos multidimencionales que tienen trascendencia internacional, se promueva la militarización del Sistema Interamericano.21

 

  1. Acuerdos y mecanismos sub-regionales
  2. CANADA

    Hay una cantidad de acuerdos subregionales que contienen, por lo menos en parte, un elemento referido a la seguridad. Entre los más importantes se cuentan los siguientes

    El Grupo de Río: comprende la mayor parte de los países de América Latina y fue creado para promover una solución latinoamericana a la crisis de seguridad de América Central de la década de los ochenta. Ha demostrado ser útil en su carácter de cuerpo de coordinación política y, con mayor frecuencia, con respecto a cuestiones ajenas al campo de la seguridad.

    El Tratado de Seguridad Democrática de América Central: el Tratado requiere la reunión periódica de ministros de defensa, jefes del estado mayor de defensa y de las agencias de inteligencia militar, así como el establecimiento de mecanismos de cooperación para el control fronterizo y de esfuerzos de cooperación destinados a combatir el tráfico de estupefacientes, las amenazas ecológicas, los desastres naturales y el crimen internacional.

    En el Este del Caribe se ha establecido el Sistema de Seguridad Regional. Este sistema se utiliza para coordinar los esfuerzos de las fuerzas de seguridad de la región con respecto a los desastres naturales, a las medidas para contrarrestar el narcotráfico y las amenazas planteadas por el crimen internacional.

    El acuerdo del MERCOSUR para la integración económica del Cono Sur ha proporcionado el contexto para que se produjera una notable mejoría en los mecanismos de seguridad. Los ejercicios conjuntos de los militares del MERCOSUR hay subrayado los considerables beneficios de seguridad que se derivan de la cooperación económica.22

     

  3. Enfoques

CANADA

Por consiguiente, Canadá desearía sugerir a nuestros colegas hemisféricos el estudio, en el contexto del Análisis de la Seguridad Hemisférica, de una manera de establecer un marco flexible para la discusión, sacando provecho idealmente de la arquitectura ya establecida de la Organización de los Estados Americanos, que permitiría la discusión temática de cuestiones de seguridad. No tenemos una idea preconcebida en cuanto a la forma que debe adoptar tal marco (podría, por ejemplo, hacerse que el proceso de la Reunión Ministerial de Defensa integre las reuniones ministeriales de la OEA, haciendo que la JID gestione el proceso de la Reunión Ministerial de Defensa). Tenemos, sin embargo, algunas ideas sobre los principios directores de dicho marco. Entre ellas, podemos mencionar las siguientes:

a)    En virtud del carácter global de su membresía, de su vasta infraestructura, de su probada hoja de servicios y de su naturaleza flexible, el Comité sobre Seguridad Hemisférica de la OEA debe servir como el primer punto de coordinación para la discusión de la seguridad hemisférica.

b) El reconocimiento explícito de que las autoridades de defensa de la región son responsables ante los gobiernos de sus respectivos países.

c) Con el objetivo de establecer un marco durable para la discusión de las cuestiones de seguridad, que tenga la flexibilidad de acomodar todos los cambios que se produzcan en el futuro en la naturaleza y el alcance de las cuestiones de seguridad, hay que reconocer que debe tenerse en cuenta la superposición de jurisdicciones entre la seguridad nacional y los organismos de defensa civiles.

d) La diversidad de asignaciones de tareas de defensa y seguridad de las constituciones de los países del hemisferio requiere que todo marco de discusión de cuestiones de seguridad prevea la participación de las autoridades tanto civiles como militares, según corresponda.

e) Todo nuevo marco debe proporcionar tanto un foro de discusión de cuestiones y estrategias como un medio de difusión de la información sobre dichas cuestiones a las autoridades correspondientes dentro y entre los países.

(...)

... esperamos que el marco que surja sea bastante flexible como para acomodar las preocupaciones constitucionales de los Estados Miembros para permitir una adecuada representación. Debemos estar seguros de hacer posible que la buena combinación de personas esté presente en la mesa para discutir las cuestiones de seguridad y de políticas de seguridad.23

ESTADOS UNIDOS

Para complementar y apoyar estos avances en la cooperación hemisférica, el sistema interamericano requiere mecanismos revitalizados de seguridad colectiva e instrumentos de prevención de controversias. Estos mecanismos deberán fortalecer los compromisos que ya existen en materia de seguridad colectiva y facilitar respuestas multilaterales a cuestiones de seguridad común. Un enfoque actual en la seguridad hemisférica deberá ejercer tres funciones:

    • Cuando se solicite, proporcionar asistencia a los Estados Miembros en materia de "alerta avanzada", en la solución de controversias y en el fortalecimiento de los mecanismos para la prevención de conflictos;
    • Facilitar una respuesta apropiada cuando los Estados Miembros soliciten ayuda de la comunidad hemisférica para abordar amenazas a los gobiernos que surgen a raíz de tensiones entre Estados;
    • Organizar respuestas multilaterales coordinadas para las amenazas transnacionales a la seguridad. 24

JAMAICA

El carácter multifacético de las preocupaciones de seguridad plantea la interrogante de saber si nuestra reconceptualización puede ser unidimensional y, si ese fuere el caso, cómo podríamos en realidad unificar los conceptos y definiciones sobre cuestiones de seguridad. Tal vez sea útil que la Comisión, al cumplir su mandato, examine las posibilidades que existen para definir un enfoque común e integral con una flexibilidad y capacidad inherentes para abarcar todos los diversos aspectos de la seguridad. 25

MÉXICO

Desde la perspectiva del Gobierno de México, la primera constatación que se impone es la inexistencia de un concepto de seguridad común, no tanto en función de lo inadecuado y anacrónico que resulta la definición del Tratado de Río, como ante distintas percepciones, en ocasiones contrapuestas, de las preocupaciones de seguridad de cada Estado.

(…)

En tales circunstancias, resulta difícil establecer jerarquía alguna, pues todas estas preocupaciones de seguridad son legítimas (desde las más tradicionales hasta las que incorporan las llamadas nuevas amenazas, pasando por la que resultan de fenómenos climáticos y de desastres naturales), y existe evidentemente el riesgo de pretender alcanzar un concepto totalizador que no satisfaga los requisitos de los Estados miembros.26

VENEZUELA

Principios básicos del proceso de renovación de los conceptos de seguridad hemisférica:

1 La vigencia de los principios de soberanía y no intervención, cuya evaluación. nos llevaría a descartar cualquier intento de evaluación de unos países por otros, o por organizaciones multilaterales, o de seguimiento y análisis colectivo de crisis nacionales.

2. La consideración de las Fuerzas Armadas como instituciones fundamentales para nuestros piases. En el caso de Venezuela, las Fuerzas Armadas se encuentran presentes en la constitución misma de nuestra nacionalidad y son parte fundamental de nuestra historia y nuestro ser nacional.

3. El objetivo permanente de incrementar la cooperación, la consulta y la confianza mutua entre los países del Hemisferio.

4. La transparencia en materia de gastos militares.

5. El desarrollo de conceptos amplios en el campo de la seguridad hemisférica, no restringidos a la seguridad militar.

6. La solución pacífica de controversias.

Al concluir, deseo recordar que la armonía y la paz regional están muy ligadas a la estabilidad interna de cada uno de los países del Hemisferio. Por ello, si queremos mantener la paz en América Latina y el Caribe, debemos resolver el problema de la pobreza crítica no sólo por constituir ello una obligación moral fundamental, sino por ser la pobreza de nuestros pueblos, además, factor principal de desestabilización en el Continente.

Naturalmente, no proponemos que se considere el problema de la pobreza crítica en la Comisión de Seguridad Hemisférica de la OEA, o que el tema forme parte de la agenda de la seguridad regional. Pero si creemos que, dada la interdependencia de todos los temas de la agenda hemisférica, al reflexionar sobre seguridad colectiva debemos tener presente a la pobreza crítica como factor que debilita la democracia y alimenta los conflictos."27

 

TABLA RESUMEN DE LAS POSICIONES PRESENTADAS POR LOS ESTADOS MIEMBROS EN LA SESIÓN ESPECIAL DE LA COMISIÓN DE SEGURIDAD HEMISFÉRICA CELEBRADA LOS DÍAS 20 Y 21 DE ABRIL DE 1999

 

  Problemas y riesgos Tratado de
Río (TIAR)
OEA/CSH Ministeriales
de Defensa
JID Acuerdos sub-regionales Enfoques

C
a
n
a
d
a

Naturaleza cambiante de problemas de seguridad.

 

Establecido para enfrentar amenaza convencional externa. No existe ámbito de discusión para amplia gama que incluya los personeros adecuados. O.E.A. cuenta con instrumentos y amplia participación. Se debe establecer marco flexible para discusión con CSH como punto de coordinación. Sin autoridad de decisión. Inquietudes sobre su continuidad. Falta de vínculo formal con organismos civiles. Grupo Río, Tratado C.A. , Caribe Oriental, Mercosur contienen elementos de seguridad. Cambio de defensa colectiva frente a exterior a seguridad, incluyente de cuestiones tradicionales ("hard") y "soft".

E
s
t
a
d
o
s

U
n
i
d
o
s

 

Amenazas no tradicionales, transnacionales requieren nuevas respuestas nacionales y regionales Esquema actual fue diseñado para amenazas externas.         Apoyar sus esfuerzos para confrontar amenazas Funciones: asistir Estados para alerta temprana, superar controversias y prevenir conflictos. responder a pedidos de asistencia contra amenazas a gobiernos provenientes de conflictos intraestados. Organizar respuestas cooperativas multilaterales a amenazas transnacionales.
J
a
m
a
i
c
a
Coexisten preocupaciones tradicionales y ampliadas en visiones de Estados. Poca utilidad, relevancia, representatividad obsoleto. OEA: foro y principal punto focal para discusión/ y coordinación. Fortalecer vínculo con OEA a través de la CSH. Propósito original superado. Escasa representatividad.    Debe ser multidimensional, común, integral y flexible.
M
é
x
i
c
o
Preocupaciones individuales de cada Estado. Legítimas pero no permiten jerarquizar. Escasa representatividad y legitimidad. Consolidar CSH como foro idóneo de debate y negociación de temas pertinentes. Eventualmente trasladar procesos resultantes a la OEA. Reformarse hacia un modus operandi más democrático. Reflejar subordinación de instituciones. Armadas a poder civil. Redefinir misión y vinculación con OEA.    No existe uno común. Múltiples percepciones conllevan riesgo de concepto totalizador e insatisfactorio.
V
e
n
e
z
u
e
l
a
Tener presente superación de pobreza critica, como factor de desestabilización.          Han demostrado capacidad en resolución de conflictos. Amplio, no restringido a seguridad militar. Basado en soberanía, descartando evaluación, seguimiento o análisis por otros países u organismos. Transparencia gasto militar. Solución pacifica de controversias.



 


NOTAS BIBLOIGRÁFICAS

1. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, páginas 3 y 4.
2. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 5, página 2.
3. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 2 página 1.
4. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 3, páginas 1 y 2.
5. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 4, página 2.
6. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 2, página 1.
7. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 3, página 2.
8. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, página 5.
9. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, página 5.
10. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, página 2.
11. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, página 4.
12. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 2, página 2.
13. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 3, página 3.
14. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 3, página 3.
15. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, páginas 2 y 3.
16. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, páginas 4 y 5.
17. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 2, página 2.
18. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, página 2.
19. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, página 5.
20. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 2, páginas 1 y 2.
21. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 3, página 3.
22. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, página 3.
23. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 1, páginas 5 y 6.
24. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 5, página 1.
25. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 2, página 2.
26. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 3, páginas 1 y 2.
27. Documento CP/CSH/SA.68/99 add. 4, páginas 3 y 4

 

 
 

 

 

Copyright © 2014 Todos los derechos reservados.
Organización de los Estados Americanos