MIS BATALLAS

 

SBoliviarBatallMap.jpg (19455 bytes)

Muchas fueron las batallas en las que luchamos hasta conseguir la libertad de los territorios sudamericanos. A continuación encontrarás los nombres de las principales batallas en las que yo participé. Haz click en cada una de ellas y te contaré brevemente lo que pasó en cada una de ellas.

BATALLA DEL PANTANO DE VARGAS
BATALLA DE BOYACA
BATALLA DE CARABOBO
BATALLA DE JUNIN
BATALLA DE AYACUCHO
BATALLA EN EL PUENTE DE GAMEZA


Ediciones León - Diagrama del mapa de las "Principales Batallas" de Walter León Rodríguez - (Historia de Bolivia, Lámina HB-31)

 

LA BATALLA DEL PANTANO DE VARGAS

FECHA: El 25 de julio de 1819
CAMPO DE BATALLA: El Pantano de Vargas, ubicado en los Andes Colombianos, cerca del río Sogamoso.

PARTICIPANTES:

EJERCITO REALISTA (ESPAÑOL) EJERCITO PATRIOTA (NUEVA GRANADA)
Al mando:   General José María Barreiro Al mando: Simón Bolívar, junto con Francisco de Paula Santander y José Antonio Anzoátegui
Número de hombres: Número de hombres: 2,500
DESCRIPCION:

Como el ir a la Nueva Granada exigía meditación y consulta, reuní una Junta de Guerra en la Aldea de Setenta para explicar el Proyecto. Todos los oficiales estuvieron de acuerdo. Así, pues, emprendimos la marcha el 27 de mayo de 1819.

El General Francisco de Paula Santander iba a la vanguardia. El conocía bien el terreno que pisaba y era un hábil e inteligente militar. (…) La marcha era dura, forzada, porque teníamos que cruzar muchísimos ríos crecidos. Cuando llegamos a Pore, en menos de un mes habíamos recorrido 600 kilómetros.

Pero lo más duro estaba por delante. Para no tropezar con las fuerzas realistas y caerles de sorpresa, se me ocurrió que debíamos atravesar con todo el ejército el páramo de Pisba, rodeado de barrancos y peñascos, por senderos que apenas si hacen posible la marcha y además con un frío aterrador.  Apenas el ejército patriota culminó el asombroso paso de los Andes, atravesamos el río Sogamoso, muy cerca del Pantano de Vargas, fuimos atacados por los realistas bajo el mando de Barreiro.

Aunque mi ejército se encontraba en posición de desventaja, acepté el combate.

Aquí en Pantano de Vargas se destacaron la Legión Británica y el Coronel Rondón a quien en un momento de desesperación, le grité: «Coronel, Salve usted la patria», a lo que el intrépido General contestó «es que Rondón no ha peleado todavía».

(Tomado de Las Aventuras De Simón Bolívar Del Historiador Vinicio Romero)

VICTORIA: Ejército Patriota

CONSECUENCIAS: En el combate del Pantano de Vargas, las compañías del Tambo quedaron reducidas a 180 hombres y a 300 las de la Victoria. Por eso, Barreiro las reunió en un solo batallón que llamó Cazadores, de seis compañias de 80 hombres cada uno que puso a órdenes del Teniente Coronel Pascual y la victoria fue de los patriotas, por lo que continuamos la campaña hacia Corrales de Bonza. "A marchas forzadas llegamos a Tunja y dos días después, el 7 de agosto libramos la famosa Batalla de Boyacá, en la que el ejército español quedó rendido ante nuestra osadía y el propio General Barreiro fue hecho prisionero.

El Virrey Sámano, que estaba en Bogotá, abandonó la capital y la tomamos nosotros el día 10. El 20 de septiembre estuve en camino para Venezuela y llegué a Angostura el 11 de diciembre…"

(Tomado de Las Aventuras De Simón Bolívar Del Historiador Vinicio Romero)

LA BATALLA DE BOYACA

FECHA: 6 de agosto de 1819

CAMPO DE BATALLA: Boyacá, Nueva Granada (hoy son territorios pertenecientes a Colombia)

PARTICIPANTES:

EJERCITO REALISTA (ESPAÑOL) EJERCITO PATRIOTA (VENEZUELA)
Al mando:   General José María Barreiro Al mando:   Simón Bolívar

Se dividió en dos contingentes al mando de

Francisco de Paula Santander

José Antonio Anzoátegui

Número de hombres: 1,600 Número de hombres: 2,500
DESCRIPCION:

Cuando comenzamos esta la Campaña, el 27 de mayo de 1819, desde el pueblo de Mantecal mi ejército contaba con unos 2.500 hombres dispuestos a luchar por la independencia.

Al llegar al pie de los Andes, en la Villa de Pore, habíamos recorrido 600 kilómetros, atravesando ríos caudalosos, quebradas, desiertos inhóspitos, venciendo grandes dificultades y obstáculos.

Para entrar en Nueva Granada, escogimos la ruta más difícil, atravesando el Páramo de Pisba. Durante cinco largos días luchamos para atravesar los Andes.

La fatiga, el frío y las lluvias que caían día y noche, causaron la muerte a muchos de mis hombres en el camino. Con este ejército moribundo llegué a Socha sin un caballo y aún sin lanzas. Durante la travesía del páramo, traté de reír firmemente y reanimar a la tropa con mi presencia y mi ejemplo, y con mis cantos patrióticos. Anzoátegui, en carta a su esposa; comentó: "Sólo el genio del Libertador pudo salvarnos y nos salvó efectivamente".

Aunque mis hombres se encontraban exhaustos cuando llegamos a Boyacá, logramos derrotar al ejército español, capturando al General Barreiro, junto con 1600 españoles. El Virrey Sámano tuvo que huir hacia Bogotá.

VICTORIA: Ejército Patriota
CONSECUENCIAS: Independencia de la Nueva Granada

En la tarde del 10 de agosto entré de manera triunfal en la capital (Santa Fe), entre repiques de campana, fuegos artificiales y coronas de flores. Después de dejar al General Santander, encargado del Gobierno de Nueva Granada con el título de Vice Presidente, regresé una vez más a Angostura, donde fui recibido de la misma forma. El 17 de diciembre de 1819, creamos la República de Colombia, conocida luego como Gran Colombia y compuesta de las actuales repúblicas de Venezuela, Colombia, Ecuador y Panamá

LA BATALLA DE CARABOBO

FECHA: El 24 de junio de 1821
CAMPO DE BATALLA:  En las sabanas de Tinaquillo, en Carabobo, cerca de la Ciudad de Valencia.

PARTICIPANTES:

EJERCITO REALISTA (ESPAÑOL) EJERCITO PATRIOTA (NUEVA GRANADA)
Al mando:  Mariscal de campo Miguel de la Torre.

1a. División dirigida por el Teniente Coronel Tomás García, la cual se organizó en batallones que cubrían por el oeste el camino de San Carlos:

El batallón del Valencey a cargo del Teniente Coronel Andrés Riesco, por el sur del camino el batallón ligero del Hostalrich comandado por el Teniente Coronel Francisco Illas, por la derecha.

2a. División liderada por el Brigadier Francisco Tomás Morales, en la vía de El Pao conformada por: El batallón ligero del Infante, a cargo del Teniente Coronel Simón Sicilia

El batallón ligero del Príncipe.

El segundo batallón del Burgos constituía la reserva, bajo la jefatura del Teniente Coronel Joaquín Dalmar, quien disponía de cuatro regimientos de caballería.

Al mando:  Simón Bolívar

1a. División, compuesta del bravo batallón Británico, del Bravo de Apure y 1.500 caballos a las órdenes del General José Antonio Páez, llamado el Centauro de Los Llanos.

2a. División, compuesta de la segunda brigada de La Guardia con los batallones Tiradores, Boyacá y Vargas, y el Escuadrón Sagrado que manda el Coronel Aramendi a las órdenes del señor General Cedeño.

3a. División, compuesta de la primera brigada de La Guardia con los batallones Rifles, Granaderos, Vencedor de Boyacá, Anzoátegui y el regimiento de caballería del Coronel Rondón, a las órdenes del señor Coronel Plaza.

Número de hombres: 6,000 Número de hombres: 6,500
DESCRIPCION:

En la mañana hice un reconocimiento de la posición realista y llegué a la conclusión de que ésta era muy difícil atacar al ejército realista por el frente y por el sur. Así que ordené que las divisiones modificaran su marcha por la izquierda y se dirigieran al flanco derecho realista, el cual estaba descubierto.

"Nuestra marcha por los montes y desfiladeros que nos separaban del campo enemigo fue rápida y ordenada. A las 11 de la mañana desfilamos por nuestra izquierda al frente del ejército enemigo bajo sus fuegos; atravesamos un riachuelo, que sólo daba frente para un hombre, de un ejército que bien colocado en una altura inaccesible y plana, nos dominaba y nos cruzaba con todos sus fuegos.

El General Páez a la cabeza de los dos batallones de su división y del regimiento de caballería del valiente Coronel Muñoz, marchó con tal intrepidez sobre la derecha del enemigo que en media hora todo él fue envuelto y cortado. Nada hará jamás bastante honor al valor de estas tropas. El batallón Británico mandado por el benemérito Coronel Farriar pudo aún distinguirse entre tantos valientes y tuvo una gran pérdida de oficiales". (BOLIVAR en carta al Vicepresidente de Colombia, junio 25, 1821)

Al darse cuenta la Torre de la maniobra de nosotros, los republicanos, ordenó al batallón Burgos que marchase al norte a ocupar la altura hacia la cual se dirigían nuestras divisiones. Al llegar el batallón Burgos al área indicada, abrió fuego contra el batallón Bravos de Apure, cabeza de la primera división, el cual después de cruzar el riachuelo de Carabobo, trataba de escalar la pendiente que lo llevaría a la parte plana de la sabana. Tan violento fue el contraataque del Burgos, que el Bravos de Apure tuvo que replegarse por dos veces.

La situación cambió cuando una unidad que lo seguía, el batallón Cazadores Británicos, se enfrentó al Burgos y lo obligó a retroceder. Por su parte, los batallones Infante y Hostalrich, entraron en auxilio del Burgos, pero reorganizado el Bravos de Apure, se unió al Cazadores Británicos para reanudar el ataque, ayudado por dos compañías del batallón Tiradores. Para detener el repliegue de las unidades realistas que había producido la operación patriota, Torre envió los batallones Príncipe, Barbastro e Infante, los que lograron sostener la línea de combate, pero sólo por breve tiempo, pues el grueso de la caballería de la primera división del ejército republicano entró por el norte de la sabana.

Con el fin de hacer frente a este nuevo ataque, la Torre ordenó al regimiento Húsares de Fernando VII que cargase contra la caballería patriota, pero esta unidad se retiró después de disparar sus carabinas. una maniobra tendiente a desbordar el ala derecha enemiga, operación ejecutada por las divisiones de Páez y Cedeño, en tanto que la división Plaza seguía por el camino hacia el centro de la posición defensiva.

Finalmente, atacados de frente por la infantería y por la derecha por la caballería, los batallones realistas optaron por la retirada. Como último recurso, la Torre le ordenó al regimiento de los Lanceros del Rey que atacara a la caballería patriota, pero esta unidad no sólo desobedeció la orden, sino que huyó ante la embestida de las fuerzas republicanas. Al entrar la batalla en su fase final, los patriotas iniciaron una tenaz persecución del ejército español, la cual fue llevada a cabo hasta Valencia.

VICTORIA: Ejército Patriota

CONSECUENCIAS:

A pesar de que la última batalla contra los españoles en Venezuela se libró dos años después en el Lago de Maracaibo, fue con la Batalla de Carabobo que los españoles perdieron las últimas esperanzas de reconquistar a la naciente República. Así que esta victoria de las tropas independentistas marca el final definitivo del dominio español sobre Venezuela y el nacimiento político de la República de Colombia.

Del total de efectivos que participaron en la batalla de Carabobo, los realistas perdieron dos oficiales superiores, 120 subalternos y 2.786 soldados. Por su parte, las bajas de los republicanos también fueron cuantiosas. El resto del ejército realista terminó refugiándose en Puerto Cabello.

LA BATALLA DE JUNIN

FECHA: El 6 de agosto de 1824
CAMPO DE BATALLA: Las llanuras de Junín, al noroeste del valle de Jauja, Tierras altas cercanas a Lima (Perú)

PARTICIPANTES:

EJERCITO REALISTA (ESPAÑOL) EJERCITO PATRIOTA (NUEVA GRANADA)
Al mando: General José de Canterac, contaba con 8 batallones, 9 escuadrones de caballería y 9 piezas de artillería Al mando:   Simón Bolívar
La caballería patriota estaba bajo el mando del General Mariano Necochea
Número de hombres: Número de hombres:
DESCRIPCION:

El encuentro fue feroz. No se oyó un solo disparo, ya que la batalla de Junín se libró enteramente a punta de sables, bayonetas y las lanzas de los llaneros venezolanos, que también brillaron en los Andes peruanos. Fue tan rápida y tan violenta la acción, que sólo participó la caballería.

En el mes de febrero, las fuerzas realistas españolas mantenían bajo su ocupación la sierra central y sur; en junio yo, Simón Bolívar, me dirigí con mis fuerzas hacia el sur, con el fin de enfrentarme a los realistas, comandados por el General José de Canterac.

Ambos ejércitos se encontraron en las llanuras de Junín, al noroeste del valle de Jauja. La batalla duró una hora; fue un combate cuerpo a cuerpo. Murieron unos 250 realistas y 150 insurgentes.

La victoria independentista puede atribuirse a la intervención de un batallón los Húsares del Perú, al mando de Andrés Rázuri, tras cuyo éxito su nombre cambió a Húsares de Junín, tal como se conoce hoy en día. A pesar de ser poco más que una escaramuza, la batalla levantó la moral de mi Ejército.

El General Sucre, que iba con la infantería, cuando llegó al campo de Junín escuchó los gritos de alegría por el triunfo.

(Información tomada de: Diccionario de Historia de Venezuela. 2da Edición. Caracas: Fundación Polar, 1)

VICTORIA: Ejército Patriota
CONSECUENCIAS: Emancipación peruana frente al dominio español.

"La campaña que debe completar vuestra libertad ha empezado bajo los auspicios más favorables. El ejército del General Canterac ha recibido en Junín un golpe mortal, habiendo perdido, por consecuencia de este suceso, un tercio de sus fuerzas y toda su moral. Los españoles huyen despavoridos abandonando las más fértiles provincias, mientras el General Olañeta ocupa el Alto Perú. (...)

Bien pronto visitaremos la cuna del Imperio peruano y el templo del Sol. El Cuzco tendrá en el primer día de su libertad más placer y más gloria que bajo el dorado reino de sus Incas. Proclama del libertador" (Simón Bolívar a los peruanos después de Junín, Cuartel General Libertador de Huancayo, 13 de agosto de 1824.)

LA BATALLA DE AYACUCHO

FECHA: El 9 de diciembre de 1824

CAMPO DE BATALLA: Campo de Ayacucho, que en lengua quechua quiere decir Rincón de los Muertos. Está localizado en las cercanías del pueblo de Quínua (Perú)

PARTICIPANTES:

EJERCITO REALISTA (ESPAÑOL) EJERCITO PATRIOTA (NUEVA GRANADA)
Al mando:   Virrey La Serna

División Valdés (4 batallones) por la derecha

División Monet (5 batallones) por el centro

División Villalobos (5 batallones) por la izquierda

División Ferraz (caballería)

14 piezas de artillería

Al mando:   General Antonio José de Sucre

División Córdoba (4 batallones) por la derecha

División La Mar (4 batallones) por la izquierda

División Miller (2 regimientos de caballería) por el centro

Reserva, la división Lara (3 batallones), detrás del centro

Número de hombres: 9.320 hombres disponibles de todas armas y once piezas de artillería. Número de hombres: 6,000 de infantería y caballería, y una sola pieza de artillería.
DESCRIPCION:

Poco antes de la batalla, le envié una carta al General Sucre, en la cual le decía: «Expóngase usted, General, a todas las contingencias de una batalla antes que a los peligros de una retirada".

Sucre se encargó de recorrer las filas diciendo a los soldados: "De los esfuerzos de este día depende la suerte de Sudamérica. Este será un día de gloria que coronará nuestra constancia. Soldados! viva el Libertador, viva Bolívar, el Salvador del Perú!" Estas palabras animaron a los patriotas a seguir luchando por la independencia.

El ejército realista bajo el mando de Valdez atacó la división Lamar con tal fuerza, que por el momento la obligó a ceder. Sucre reaccionó inmediatamente, pero con serenidad, vigilando desde un punto llamado la Sabaneta, los movimientos de ambos ejércitos. Luego, ordenó a Córdova que atacara sobre el centro enemigo y reforzó la división Lamar.

Más adelante, Córdova atacó a dos batallones de la división Villalobos y sobre ocho escuadrones y venció rápidamente. Monet corrió con su división en ayuda de Villalobos; pero Córdova también lo derrotó. Monet estaba herido, varios jefes habían perecido, y los soldados se dispersaban con pavor.

Al frente de la caballería colombiana estaba Silva. Silva herido gravemente desde el principio, vertiendo sangre. Sin embargo, no pensaba en la muerte, sino en la libertad y en la gloria.

El Virrey, ordenó adelantar la reserva que mandaba Canterac, con la intimación expresa de hacer el último y más desesperado esfuerzo. Pero todo fue en vano. La derrota se hizo general entre los realistas, y como dice el parte oficial, la derrota fue completa y absoluta. Córdova trepó con sus batallones las ásperas faldas del Condorcanqui é hizo prisionero al Virrey.

Lara marchó por el centro y continuó la persecución. Los españoles se vieron cortados en todas direcciones. Hasta que se se entregaron. A las cinco y media de la tarde se presentó en nuestro campo el Comandante Mediavilla, ayudante de campo del General Valdez, solicitando por el General en Jefe para proponer una capitulación. Luego vinieron los Generales Canterac y Carratalá, y ajustaron con Sucre las condiciones del tratado, que se firmó en Quinúa.

VICTORIA: Ejército Patriota
CONSECUENCIAS:

Con Ayacucho se dio libertad al Perú y también al Alto Perú, que después se llamó Bolivia.

Sucre ofreció a los vencidos una Capitulación tan gloriosa como la misma batalla, por estimar que «es digno de la generosidad americana conceder algunos honores a soldados que han permanecido y vencido catorce años en el Perú.»

Los términos de este convenio fueron:

lº. Que serían transportados a costa de la República todos los individuos del ejército español que quisieran regresar a su patria, socorriéndoles entre tanto con media paga, y que se admitirían en el Perú en su mismo empleo a los que prefiriesen continuar sirviendo en este país;

2º. Que ninguna persona sería incomodada por sus opiniones y servicios prestados a la causa del Rey, y que se permitiría salir del Perú y disponer dentro de tres años de sus propiedades a todas las personas que quisieran ejecutarlo;

3º. Que los Generales, Jefes y Oficiales prisioneros en la batalla y en la campaña anterior quedarían en libertad, conservando todos los capitulados el uso de sus espadas y uniformes, y la más completa seguridad para reunir sus intereses y familias, trasladándose al efecto a los lugares que escogieran; más no podrían volver a tomar las armas contra la América en la guerra de independencia, ni trasladarse a punto alguno ocupado por las armas de la metrópoli;

4º. Que se entregarían al Ejército Unido Libertador los restos del español y todo el territorio que dominaban las tropas reales, junto con las guarniciones, parques, maestranza, almacenes militares, muertos y heridos; mucha parte de la tropa abandonando las armas, se escapó furtivamente.

Por efecto de este convenio quedaron en nuestro poder, como prisioneros de guerra los Generales Laserna, Canterac, Valdez, Carratalá, Monet, Villalobos, Ferraz, Bedoya, Somocurcio, Atero, Cacho, Landazuri, García Camba, Pardo, Vigil y Tur, 16 coroneles, 68 tenientes coroneles, 484 ofíciales y toda la tropa. Aunque las fuerzas realistas disponibles en Ayacucho alcanzaron a 9.310 hombres, que fueron batidos por 5.780 de nuestros valientes los demás objetos correspondientes al Gobierno de la Península.

"El General Sucre es el padre de Ayacucho: es el redentor de los hijos del Sol: es el que ha roto las cadenas con que envolvió Pizarro el imperio de los Incas. La posteridad representará a Sucre con un pié en el Pichincha y el otro en el Potosí, llevando en sus manos la cuna de Manco-Capac y contemplando las cadenas del Perú, rotas por su espada".

(Simón Bolívar, Lima, 1825)

 

next.gif (3145 bytes)