Organization of American States
www.oas.org  

Enero 29,  2002
(C-017/02)

CON MARCADO OPTIMISMO CONCLUYE EN LA OEA REUNION DEL COMITE INTERAMERICANO CONTRA EL TERRORISMO

             “De la tragedia surge la esperanza”, dijo hoy el Presidente del Comité Interamericano contra el Terrorismo (CICTE), Steven Monblatt, al clausurar las deliberaciones del segundo período ordinario de sesiones de dicho órgano, que congregó en la sede de la Organización de los Estados Americanos (OEA), a delegaciones de alto nivel de los Estados miembros. 

“Esta reunión marca un paso importante que nosotros los pueblos libres de las Américas hemos dado para responder a la tragedia del 11 de septiembre. Juntos hemos demostrado que aquellos que confunden tolerancia con debilidad y que consideran que la única solución es la destrucción, no encontrarán abrigo entre nosotros”, enfatizó. 

            Por su parte, el Secretario General Adjunto de la OEA, Luigi Einaudi, destacó la voluntad política de los Estados miembros que enviaron a la reunión delegaciones de alto nivel y dijo que existe la posibilidad de que un proyecto de Convención Interamericana contra el Terrorismo sea presentado a la próxima Asamblea General, que tendrá lugar en Barbados, en el mes de junio. 

“Esto deja en claro el marco jurídico básico en el cual puede darse la cooperación contra el terrorismo, haciendo que mejoren las reglas de juego y posibilitando que el CICTE esté en mejores condiciones para avanzar en su labor de coordinación”, apuntó. 

El Embajador Einaudi enfatizó la necesidad de incrementar la cooperación, la coordinación y el intercambio de información, para llevar a la práctica las distintas recomendaciones aprobadas por las delegaciones y luego formuló un llamado a fin de que el CICTE “ayude a contribuir a una mayor seguridad y prosperidad de todos los Estados miembros y de todos los ciudadanos de nuestro hemisferio”. 

            La reunión del CICTE también tomó conocimiento del informe del Presidente del Grupo de Trabajo encargado de la preparación del proyecto de Convención Interamericana contra el Terrorismo, Embajador Miguel Ruiz-Cabañas, de México, quien coincidió con el Embajador Einaudi en el sentido de que “si continúa la actitud de cooperación que todas las delegaciones han estado mostrando, podremos terminar la labor y presentar un proyecto de Convención a Barbados para que la Asamblea General decida lo conducente”. 

Durante las deliberaciones, la Embajadora de Belice ante la OEA, Lisa Shoman, sostuvo que en la lucha contra el terrorismo no deben olvidarse las enormes dificultades financieras, económicas y sociales que encaran los países pequeños de economías vulnerables. “La OEA debe hacer lo posible para garantizar que los países pequeños  no sean víctimas colaterales de estas medidas económicas porque entonces los terroristas habrán logrado sus objetivos inimaginados por nadie”, agregó. 

            El Ministro de Gobernación de Nicaragua, Arturo Harding Lacayo, intervino en la sesión plenaria para informar acerca de las recientes medidas adoptadas por su gobierno para combatir el terrorismo y el narcotráfico, al tiempo que expresó su “más absoluta y total determinación de que nuestro territorio nunca será santuario de terroristas, ni paraíso fiscal de recursos financieros que sirvan para enmascarar acciones que pongan en peligro la paz y la estabilidad mundial”.   

            El Viceministro de Relaciones Exteriores del Perú, Embajador Manuel Rodríguez Cuadros, recordó que “mas de 25 mil peruanos y peruanas muertos y más de 20 mil millones de dólares en pérdidas económicas fueron el resultado triste y dramático que la violencia generada por el terrorismo acarreó en el Perú”. El diplomático peruano ofreció, en nombre de su gobierno, “la ciudad de Lima para realizar una de las reuniones del Consejo Permanente en las que la OEA decidirá la aprobación de la Convención”.      

            El Jefe de la Delegación de Chile, Gustavo Villalobos, Director de Seguridad Pública e Información, señaló que la decisión de su gobierno de enfrentar el terrorismo internacional, mediante la cooperación entre los Estados, “se fundamenta en nuestra percepción de que estamos ante un enemigo común, hostil a los principios de convivencia humana, que garantizan la paz, el desarrollo y la seguridad internacional”. Sólo la acción permanente, dirigida a combatir y prevenir el terrorismo, en el marco de la cooperación internacional, “permitirá asegurar la paz y tranquilidad de nuestros pueblos”, agregó.

 

 

**********