(C-206/00)
Noviembre 27, 2000

 

DECLARACION DE LA OEA SOBRE LAS ELECCIONES EN HAITI

 

Las elecciones para presidente y nueve senadores que se realizaron el día de ayer en Haití se llevaron a cabo conforme al calendario establecido por la Constitución Haitiana, aunque sin las correcciones de algunas deficiencias críticas que se observaron en las últimas elecciones locales y legislativas.

Siguiendo la elecciones previas que tuvieron lugar el 21 de mayo del presente año, la Misión de Observación Electoral de la OEA ha informado que el cómputo de los resultados del Consejo Electoral Provisional (CEP) no siguieron ninguna de las provisiones de la Constitución de Haití ni de la Ley Electoral.

De acuerdo a la resolución 1274 del Consejo Permanente de la OEA, del 4 de agosto pasado, el Secretario General buscó el diálogo "para identificar, en conjunto con el Gobierno de Haití y otros sectores de la comunidad política y la sociedad civil, opciones y recomendaciones para resolver, a la brevedad posible, las dificultades surgidas de las diferentes interpretaciones de la Ley Electoral, y para fortalecer la democracia en ese país".

Entre el 16 de agosto y el 20 de octubre, cuatro misiones de la OEA lideradas, la primera por el Secretario General, y las tres últimas por el Secretario General Adjunto, lograron un diálogo sustancial pero no consenso suficiente para que se llegue a un acuerdo nacional que resuelva la crisis política y obtenga el apoyo de la comunidad internacional.

La decisión de la autoridades haitianas de llevar a cabo las elecciones el 26 de noviembre sin la existencia de dicho acuerdo, permite la sucesión del presidente en el tiempo establecido por la Constitución de Haití, pero no altera la necesidad de asegurar una amplia representación política y participación ciudadana, críticas para el desarrollo de la democracia en Haití.

La Organización de los Estados Americanos está comprometida por los artículos 2(a) y 2(b) de su Carta que promueve y ayuda a consolidar la democracia representativa y a asistir a los países miembros a establecer condiciones que conduzcan a la paz y prosperidad de sus ciudadanos. A través de las obligaciones de la Carta, la OEA se mantiene lista para asistir a los gobiernos y a la fuerzas sociales y políticas de Haití en su esfuerzo por fortalecer sus instituciones democráticas y a contribuir a un ambiente de paz y seguridad en el país.

HISTORIA

**********