OEA/Ser.G

CP/doc.3567/02

3 abril 2002

Original: inglés

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

PRIMER INFORME PROVISIONAL SOBRE EL CUMPLIMIENTO

DE LA RESOLUCIÓN CP/RES. 806 (1303/02) DEL CONSEJO PERMANENTE

SOBRE LA SITUACIÓN EN HAITÍ

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Este documento se distribuye a las misiones permanentes y será

presentado al Consejo Permanente de la Organización.


PRIMER INFORME PROVISIONAL SOBRE EL CUMPLIMIENTO

DE LA RESOLUCIÓN CP/RES. 806 (1303/02) DEL CONSEJO PERMANENTE

SOBRE LA SITUACIÓN EN HAITÍ

 

 

INTRODUCCIÓN

 

            El 16 de enero de 2002, el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos celebró una sesión extraordinaria a fin de analizar el deterioro de la situación de la seguridad y la intensificación de la violencia en Haití, tras un ataque armado al palacio presidencial de Port-au-Prince durante las primeras horas del 17 de diciembre de 2001.

 

            Los Estados Miembros expresaron graves preocupaciones sobre el quebrantamiento del orden público en el país y reafirmaron en forma expresa, clara y unánime que la negociación era el único instrumento para lograr una solución pacífica a la crisis motivada por las elecciones locales, municipales y legislativas no decisivas de mayo de 2000.

 

            El Consejo Permanente aprobó la resolución CP/RES. 806 (1303/02) titulada “La situación en Haití”, la cual estipuló un nuevo mandato para el Secretario General de la Organización. El propósito de la resolución es crear condiciones propicias para las negociaciones. Los componentes esenciales de la resolución piden:

 

§         La realización de una investigación rigurosa e independiente de los incidentes relacionados con el 17 de diciembre de 2001;

§         La indemnización de organizaciones y personas que sufrieron daños y perjuicios como resultado directo de los actos de violencia de esa fecha;

§         El establecimiento de una misión de la OEA para fortalecer la democracia en Haití.

 

El Secretario General y el Secretario General Adjunto de la OEA han trabajado muy de cerca con los Estados Miembros, y especialmente con la CARICOM y el Grupo de Amigos, para cumplir el mandato del Consejo Permanente. También obtuvieron un respaldo financiero muy importante y ofrecimientos de apoyo de muchos de esos Estados, Observadores Permanentes, organizaciones internacionales e instituciones financieras internacionales.

 

Este informe se presenta en cumplimiento de la resolución CP/RES. 806, que estipula que el Secretario General debe presentar un informe provisional al Consejo Permanente sobre la ejecución de la resolución.

 

 

CONSULTAS EN LA SEDE

 

            Luego de la adopción de la resolución 806 del Consejo Permanente, el Secretario General y el Secretario General Adjunto de la OEA iniciaron un proceso de consultas con representantes del Grupo de Amigos, el Embajador de Haití ante la OEA y el Presidente Aristide sobre el cumplimiento de la resolución. En ese contexto, la Secretaría General de la OEA invitó a Convergencia Democrática a Washington, D.C., desde el 31 de enero hasta el 1 de febrero de 2002, para mantener conversaciones con funcionarios de la OEA. La delegación de Convergencia Democrática estuvo compuesta por Victor Benoit, Paul Denis y José Nicolas. Se reunieron con el Secretario General, el Secretario General Adjunto y el Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

 

            La delegación mostró especial preocupación por la escalada de violencia y el deterioro general de las condiciones de seguridad en el país. Analizaron los daños a las propiedades y otros perjuicios sufridos por la dirigencia de la oposición, a consecuencia de la violencia del 17 de diciembre de 2001, la cual continuó durante los días siguientes.

 

            Se les notificó acerca de las deliberaciones del Consejo Permanente de la Organización sobre el tema y sobre los puntos principales de la resolución 806, lo cual podría acelerar la resolución positiva de la crisis:

 

§         El Gobierno de Haití tiene responsabilidad primordial en llevar a cabo una investigación independiente que sea libre, imparcial y abierta, con respecto de la soberanía y las instituciones haitianas.

§         El pago de indemnizaciones a todas las víctimas, inclusive a las familias de los funcionarios de la policía que perdieron su vida en el ataque al Palacio Nacional.

§         La reanudación de las negociaciones para lograr una solución de consenso a la crisis.

§         El envío de una Misión Especial a fin de ayudar a fortalecer la democracia y las instituciones haitianas.

 

            Se recalcó a la delegación que la OEA no deseaba crear más problemas o presiones a través de la investigación o de la Misión Especial, sino ayudar a Haití a cumplir con su deber.

 

La Secretaría mantuvo consultas simultáneas en la sede, con el Embajador de Haití en la OEA, Raymond Valcin, sobre los acuerdos para constituir una Comisión Investigadora y un Consejo de Indemnizaciones, y sobre los asuntos administrativos y políticos relacionados con el envío de la Misión Especial a Haití.

 

 

LOS JEFES DE ESTADO DE LA CARICOM

 

            La CARICOM, cuyos Estados Miembros se sienten profundamente afectados por la crisis en Haití, despachó una Misión Especial a Haití, que tuvo lugar del 28 al 31 de enero del año 2002, bajo la dirección del Honorable Julian R. Hunte, Ministro de Relaciones Exteriores de Santa Lucía. El motivo de la visita fue estudiar la situación y dar a conocer las conclusiones a la Decimotercera Reunión entre períodos de sesiones de la Conferencia de Jefes de Estado de la CARICOM.

 

            En esa reunión, que tuvo lugar en Belice del 4 al 5 de febrero de 2002, los dirigentes aceptaron el informe de la Misión Especial y adoptaron, entre otras, las siguientes iniciativas:

 

§         Solicitar la creación de una Comisión Investigadora internacional e independiente para indagar los hechos ocurridos el 17 de diciembre de 2001;

§         Exhortar a la comunidad internacional a librar fondos para Haití, basándose en la evaluación de la CARICOM de la dinámica política en Haití;

§         Respaldar las disposiciones de la resolución CP/RES. 806, solicitando una visita in loco de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos;

§         Exhortar a los partidos políticos de Haití a reanudar las negociaciones y firmar un Acuerdo que resuelva el impasse político del momento.

 

El Secretario General Gaviria, asistió a la Cumbre de la CARICOM y de los países centroamericanos, que tuvo lugar con posterioridad a la Conferencia de la directiva de la CARICOM el 5 de febrero de 2002, y, en virtud del párrafo 8 de la resolución 806, se valió de esa oportunidad para consultar con los dirigentes de la CARICOM sobre la situación en Haití.

 

 

PROPUESTA PARA LA MISIÓN

 

            La resolución CP/RES. 806 (1303/02), del 16 de enero de 2002, encomendó al Secretario General:

                       

Acompañar el interés y disposición del Gobierno de Haití de trabajar conjuntamente con la comunidad internacional para encontrar una solución a la actual crisis política mediante el establecimiento de una Misión de la OEA, de conformidad con la resolución AG/RES. 1831 (XXXI-O/01) de la Asamblea General de la OEA, a fin de trabajar dentro del espíritu de la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana.

 

            El 12 de febrero de 2002, el Secretario General presentó al Grupo de Amigos un documento titulado Misión Especial de la OEA para fortalecer la democracia en Haití. El documento describe el planteamiento inicial de la Secretaría General de la OEA sobre las atribuciones y las actividades de la Misión Especial. Si bien el mismo no fue creado con la intención de abarcar y responder a la totalidad de las múltiples necesidades e intereses de Haití, proporcionó la base del llamado del Secretario General para el financiamiento de la Misión.

 

            El documento describe los antecedentes y resultados de los intentos de la OEA por resolver, a través del diálogo y la negociación, la crisis política actual en Haití. El documento dispone el nombramiento de 15 expertos técnicos y el personal de apoyo necesario para el manejo de programas en cuatro componentes: seguridad, justicia, derechos humanos y gobernanza. Las metas y objetivos de cada componente se describen en las páginas 16 a 21 del Anexo 1.

 

 

NUEVAS CONSULTAS CON LA CARICOM

 

            El Secretario General Adjunto partió de Washington, D.C., el 23 de febrero de 2002 para visitar Haití. Viajó acompañado de su Jefe de Gabinete, señora Sandra Honoré, y el Asesor señor Denneth Modeste. Esa tarde se reunión en Miami con una delegación de la CARICOM integrada por el Excelentísimo señor Julian R. Hunte, Ministro de Relaciones Exteriores de Santa Lucía; el señor Edwin Carrington, Secretario General de la CARICOM; y la señora Charmaine Atkinson-Jordan  a fin de proseguir las consultas y la colaboración con Haití.

 

            El Embajador Einaudi informó a la delegación de la CARICOM que el propósito de su visita a Haití no era reanudar las negociaciones políticas, sino negociar un acuerdo marco con las autoridades haitianas sobre la Misión Especial y llegar a un acuerdo sobre los términos de referencia de la Comisión Investigadora y un Consejo Tripartito de Indemnizaciones. Anunció que, de esa forma, estaría iniciando el proceso de creación de un clima propicio para las negociaciones.

 

            La delegación de la CARICOM expresó su opinión de que la política de la comunidad internacional con relación a Haití es incongruente y contraproducente al detener la asistencia. Sin embargo, estuvo de acuerdo con la OEA en que se necesitaba una investigación de los incidentes del 17 de diciembre de 2001. La delegación de la CARICOM recalcó los atributos de internacional e independiente de la Comisión Investigadora.

 

            Las dos delegaciones llevaron a cabo un análisis de lo que se necesita hacer durante los próximos meses y se formaron una idea de cómo elaborar un calendario que serviría como punto de referencia. Se hizo hincapié en la investigación, en el despliegue de la Misión Especial y en la reanudación de las negociaciones.

 

 

VISITA A LA REPÚBLICA DOMINICANA

 

            Tras las consultas con la CARICOM, el Secretario General Adjunto viajó a la República Dominicana (que comparte con Haití la isla Hispaniola), donde haría una conferencia en la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra sobre “La Carta Democrática Interamericana y el papel de la Organización de los Estados Americanos en la resolución de conflictos políticos” el 26 de marzo de 2002.

 

            El Secretario General Adjunto aprovechó la oportunidad de su visita a la República Dominicana para enterarse, en conversaciones con el Presidente Hipólito Mejía, la Vicepresidenta Milagros Ortiz Bosch y el Ministro de Relaciones Exteriores Jugo Tolentino Dipp, de las iniciativas bilaterales emprendidas por los dos gobiernos. También analizó con las autoridades de la República Dominicana la labor que lleva a cabo la Organización de conformidad con la resolución 806 y encontró en ellas decidido apoyo para la resolución de la crisis haitiana y la firme disposición de respaldar los esfuerzos de la OEA con respecto a la situación en la vecina república.

 

 

COLABORACIÓN DEL GOBIERNO HAITIANO

 

            El Secretario General Adjunto se dirigió luego a Haití, dónde se encontró con la Embajadora Sonia Johnny, Representante Permanente de Santa Lucía ante la OEA. Mantuvieron extensas conversaciones sobre los elementos más importantes de la resolución 806 y su ejecución, con el Presidente Aristide, con representantes de Fanmi Lavalas, con el Grupo de Amigos de Haití, con Convergencia Democrática, con la Sociedad Civil y con la Iglesia Católica Romana. También se reunieron con los Ministros de Relaciones Exteriores y de Justicia.

 

            La delegación contó con la plena y efectiva colaboración del Gobierno de Haití, lo cual permitió a la OEA comenzar a organizar su Misión Especial. El Embajador Einaudi y el Ministro de Relaciones Exteriores de Haití, Joseph Phillipe Antonio, firmaron el 1 de marzo de 2002, un acuerdo sobre la Misión Especial que tiene por objeto determinar la base jurídica para la presencia y la labor de la misión en Haití.

 

            Para evitar cualquier dificultad de interpretación y aplicación de las disposiciones de la resolución 806 con respecto a la investigación de los incidentes del 17 de diciembre de 2001, el Embajador Einaudi buscó y obtuvo el compromiso verbal del Ministro de Justicia y del Presidente sobre el carácter de la investigación, con el fin de velar por que la misma tenga lugar dentro del ámbito de la resolución y la declaración de los Jefes de Estado de la CARICOM.

 

            El Secretario General Adjunto se refirió al tema de la investigación en los siguientes términos:

 

a.                   Tres juristas prominentes escogidos de entre los Estados Miembros de la OEA constituirían una Comisión Investigadora independiente.

b.                   La Comisión no entraría dentro de la esfera de acción de las autoridades judiciales locales, pero contará con el total apoyo del Estado haitiano.

c.                   El objetivo de la Comisión es la investigación de los hechos, sin autoridad para procesar separadamente del Gobierno de Haití.

d.                   Presentaría un informe independiente al Secretario General de la OEA y al Gobierno de Haití sobre la indagación de los hechos, con las debidas recomendaciones, basadas en esos hechos, con relación a los cuales las autoridades de Haití deben actuar.

 

La Secretaría identificó a tres juristas de prestigio dentro del sistema interamericano, mantuvo consultas con ellos y recibió su aceptación para integrar la Comisión Investigadora.

 

La delegación también contó con el acuerdo del Presidente y el Ministro de Justicia para la creación de un Consejo Consultivo Tripartito de Indemnizaciones. El Consejo estará integrado por un representante del gobierno, una persona escogida entre instituciones del sector privado en Haití y un tercero designado por el Secretario General de la OEA.

 

El Consejo asesorará a la Comisión Ministerial establecida por el Gobierno de Haití sobre indemnizaciones para organizaciones e individuos que sufrieron daños y perjuicios como resultado directo de los actos de violencia del 17 de diciembre de 2001 y días siguientes.

 

 


COMISIÓN INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

 

En el párrafo 11 de la resolución CP/RES. 806 se solicita a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH): “que, en su esfera de competencia, emprenda una visita in situ a Haití para consultar con la sociedad civil, los partidos políticos y el Gobierno de Haití a fin de analizar las condiciones actuales y los sucesos relacionados con el 17 de diciembre de 2001 e informar al respecto.” El Gobierno de Haití, en virtud del párrafo 4(f) de la resolución, trasmitió oficialmente el 23 de enero de 2002, una invitación a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a fin de que la misma realice una visita in situ.

 

La CIDH envió una delegación preparatoria a Haití del 19 al 22 de febrero de 2002, integrada por dos de sus funcionarios: la Dra. Raquel Poitevien-Cabral, Especialista en Derechos Humanos dentro de la Secretaría Ejecutiva, y la Dra. Debora Benchoam, Abogada de la Oficina del Relator Especial para Libertad de Expresión. El objetivo de esa visita fue recoger información preliminar sobre la situación de los derechos humanos en el país y llevar a cabo una evaluación preliminar sobre la visita in situ que realizará la Comisión. La delegación se reunió con todos los sectores de la sociedad haitiana. El gobierno haitiano prestó a la delegación toda la asistencia y colaboración posibles y le permitió el acceso libre y seguro a la sociedad civil de Haití, incluida la prensa y los partidos de oposición, de conformidad con el párrafo 12 de la resolución 806.

 

Durante el 114° período ordinario de sesiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que tuvo lugar del 25 de febrero al 15 de marzo de 2002, la Comisión celebró una audiencia plenaria sobre la situación de los derechos humanos en Haití y recibió un informe oral de la Misión Preparatoria sobre los resultados de la visita del 19 al 22 de febrero de 2002. La CIDH acordó cooperar con la Misión de la OEA que se establecerá en Haití, de acuerdo con la resolución AG/RES. 1831 (XXXI.-O/01), e idear distintas alternativas para actuar conforme al mandato y jurisdicción de la CIDH.

 

De conformidad con ese objetivo, la Comisión decidió enviar a Haití, dentro de las próximas semanas, una delegación encabezada por el Dr. Clare Kamau Roberts, integrante de la Comisión, quien fue designado Relator para Haití.

 

 

APOYO FINANCIERO PARA LA MISIÓN

 

La Secretaría General de la OEA ya ha recibido una generosa contribución inicial de US$500.000 de los Estados Unidos y £10.000 libras esterlinas del Reino Unido para iniciar el proceso de integración y despliegue de la misión. También ha recibido indicaciones y ofrecimientos de apoyo de otros Estados Miembros y Observadores Permanentes.  La Secretaría General expresa su reconocimiento por el apoyo amplio y rápido recibido hasta la fecha.  Todos los ofrecimientos de apoyo se enumeran en el Anexo 2 de este informe.

 

El 5 de marzo de 2002, el Secretario General y el Secretario General Adjunto mantuvieron conversaciones con el señor James Wolfensohn, Presidente del Banco Mundial, sobre la posibilidad de que dicha institución colabore con la OEA para el logro de los objetivos en Haití. Con base en las conversaciones, el Banco Mundial decidió ofrecer una donación a la OEA para varios programas de la Misión Especial que son compatibles con los objetivos, planes y estrategia de la OEA, en los rubros de justicia y gobernanza.

 

El monto de la donación todavía no ha sido determinado; no obstante, en la primera semana de abril de 2002 se reunirán funcionarios de las dos instituciones con el fin de definir y elaborar iniciativas de colaboración dentro de los parámetros determinados por el Banco Mundial y las disposiciones del párrafo 6 de la resolución CP/RES. 806.

 

El 26 de marzo de 2002, el Banco Interamericano de Desarrollo informó a la Secretaría General que apreciaba la oportunidad de colaborar más estrechamente con la OEA y otros organismos en el tema de Haití y que, consecuentemente, había instruido a su oficina en Port-au-Prince para que brindase el apoyo necesario a la Misión Especial.

 

 

GESTIONES ADMINISTRATIVAS

 

La cantidad y calidad de los productos de la Misión Especial estarán determinados en gran parte por la calidad de las personas seleccionadas para llevar adelante su labor y de los mecanismos administrativos que se establezcan dentro de Haití, a fin de garantizar que Haití acepte y tenga un sentido de propiedad de esos productos.

 

 

Jefe de Misión

 

Atendiendo a las consultas con los Estados Miembros de la OEA, la Secretaría General ha seleccionado como Jefe de Misión a un profesional de prestigio, capacidad demostrada y amplia experiencia en materia de diplomacia y desarrollo económico y social, cuya imparcialidad, sólida capacidad de análisis y estilo desapasionado y equilibrado respecto de la labor a emprender ayudarán a garantizar resultados positivos.

 

 

Personal de la Misión

 

La Secretaría General ha comenzado el proceso de selección de las 15 personas que integrarán el personal de la Misión Especial. La respuesta al llamado a candidatos ha sido abrumadora. Los integrantes serán personas de reputación profesional con discernimiento analítico y probada experiencia en uno de los componentes de la Misión.

 

 

Contraparte

 

La OEA ha recibido colaboración eficaz del Gobierno de Haití en su intento de organizar la Misión Especial y lograr acuerdo sobre los términos de referencia de la Comisión Investigadora y el Consejo Consultivo de Indemnizaciones. El Gobierno también ha prometido una contribución financiera a la Misión Especial y ofreció ideas a la Secretaría General sobre diversas necesidades críticas, cuya satisfacción reviste alta prioridad. Esta manifestación de determinación política y apoyo a la misión es indispensable para lograr resultados concretos y asegurar su buen éxito a largo plazo.

 

El Presidente Aristide ya ha indicado al Secretario General Adjunto de la OEA que está de acuerdo en establecer un punto de contacto reconocido y respetado en la Oficina del Primer Ministro para actuar como enlace con la Misión. Con ello demostrará claramente la autoridad de la oficina que brindará apoyo mutuo y cooperación operacional entre el gobierno y la Misión y garantizará que exista la coordinación necesaria con los diversos componentes del Gobierno de Haití. 

 

 

CONDICIONES PARA LAS NEGOCIACIONES

 

El tenor de la resolución CP/RES. 806 es restablecer, a través de una serie de medidas decisivas por parte del Gobierno de Haití, “el clima de seguridad que es condición necesaria para reanudar las negociaciones auspiciadas por la OEA”. La Misión Especial no contará con atribuciones para negociar. El Secretario General y el Secretario General Adjunto, por medio del Representante del Secretario General en Port-au-Prince, encabezarán esta tentativa, en colaboración con la CARICOM y con el apoyo del Grupo de Amigos de Haití. La resolución responsabiliza a “todos los partidos políticos a que, con el apoyo de la sociedad civil y otras instituciones pertinentes de Haití” ayuden a crear condiciones que hagan posibles las negociaciones, “con miras a lograr un acuerdo para resolver la crisis política”.

 

Al respecto, tanto franqueza de las palabras del Primer Ministro como su compromiso expreso hacia las negociaciones alientan e inspiran confianza. Más loable aún es el reciente arresto de varios individuos implicados en serias actos delictivos y su sometimiento a la justicia. Hacer que agentes de los partidos políticos se sometan a la ley es un acto de heroísmo político y moral. Tales gestos de valentía servirán para desalentar las violaciones de los derechos humanos e inspirar confianza en el gobierno y contribuirán inmensamente a crear un clima de seguridad en el país.

 

Entre las ventajas del poder está el ejercicio de la moderación y la tolerancia. En este sentido, la OEA desea elogiar al gobierno por su muestra de tolerancia en el manejo de la asamblea de Convergencia Democrática el viernes 22 de marzo de 2002. Asimismo, debe elogiarse a la oposición por haber evitado la provocación. La OEA ha sostenido siempre que la conducta de los políticos abrirá el camino hacia la paz y la estabilidad en Haití.

 

El 15 de marzo de 2002 el Presidente Aristide designó a Yvon Neptune, ex-presidente del Senado, como Primer Ministro, y se ha constituido un nuevo Consejo de Ministros, que incluye al señor Marc L. Bazin como ministro sin cartera para facilitar el mejoramiento de las condiciones para las negociaciones.

 

 


CONCLUSIÓN

 

La estrategia de la OEA para el cumplimiento de la resolución es el despliegue de la Misión Especial, a medida que se disponga de fondos, comenzando con los juristas que estarán a cargo de la investigación. Se espera que para fines de abril de 2002 la Misión esté totalmente desplegada y el Consejo Consultivo Tripartito de Indemnizaciones haya concluido su labor. Un adelanto tan concreto e importante debería facilitar la firma del acuerdo inicial. Este logro podría sentar las bases para un Segundo Informe Provisional del Consejo Permanente antes del 1 de mayo de 2002, lo que coincidiría con la reunión del Consejo de Relaciones Exteriores y de la Comunidad de la CARICOM, programada del 4 al 6 de mayo de 2002.  Se aspira a que el Informe Final sobre la implementación de la resolución, que será remitido al trigésimo segundo período ordinario de sesiones de la Asamblea General, pueda reflejar el logro de las metas y objetivos estipulados en la misma, tales como la terminación de la investigación, la labor de indemnización y la solución de la crisis política.

 

La OEA cree que la Misión Especial realizará una gran contribución para ayudar al pueblo haitiano a lograr sus aspiraciones en paz. Es una misión modesta en comparación a otras; sin embargo, no empezará de cero. Se trata de una importante recuperación de experiencias pasadas en Haití, que podrán aplicarse a los problemas actuales. Con la determinación política para efectuar cambios significativos, demostrada en parte a través de los debidos mecanismos administrativos destinados al cumplimiento de las medidas tomadas de mutuo acuerdo entre la Misión y las autoridades locales, los resultados de nuestra colaboración podrían ser trascendentales.

 


ANEXO 1

 

 

MISIÓN ESPECIAL DE LA OEA PARA FORTALECER LA DEMOCRACIA EN HAITÍ

 

Documento preparado por la Secretaría General de la OEA

 

 

NOTA: Este documento describe las gestiones iniciales sobre las atribuciones y las actividades de la Misión Especial de la OEA para fortalecer la Democracia en Haití, establecida conforme a la resolución CP/RES. 806 (1303/02) del 15 de enero de 2002. El presupuesto adjunto es para una Misión de la OEA compuesta de 15 expertos técnicos, más el personal de apoyo necesario. El presupuesto no incluye fondos para programas, ni fondos para las actividades de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

 

 

ÍNDICE

 

Antecedentes                                                                                                                        .................................................................................................................... 13

 

Lecciones del pasado............................................................................................................ 13

 

Mandato y cumplimiento........................................................................................................ 14

 

Diálogo                                                                                                                                 ................................................................................................................................ 15

 

Componentes de la Misión..................................................................................................... 16

 

            Seguridad................................................................................................................. 16

                                                                                                                                     ........................................................................................................................ Justicia            17

            Derechos humanos................................................................................................... 18

            Gobernanza.............................................................................................................. 19

 

Coordinación........................................................................................................................ 20

 

Estructura y presupuesto....................................................................................................... 21

 

Conclusión............................................................................................................................ 22

 

Anexo 1 — Acuerdo entre el Gobierno de Haití y la SG/OEA................................................. 23

Anexo 2 —  Términos de referencia para la Comisión Investigadora........................................ 29

Anexo 3 — Términos de referencia para un Consejo Consultivo de Indemnizaciones................ 31

Anexo 4 — Proyecto de Acuerdo Inicial................................................................................ 33

Anexo 5 — Presupuesto.......................................................................................................................             39

 


MISIÓN ESPECIAL DE LA OEA PARA FORTALECER LA DEMOCRACIA EN HAITÍ

 

 

Antecedentes

 

            En el verano de 2000, la Organización de los Estados Americanos inició un proceso de diálogo y negociación a fin de resolver la crisis política proveniente de las deficiencias e irregularidades de las elecciones legislativas, municipales y locales del 21 de mayo de 2000 en Haití y promover la reconciliación entre los protagonistas de la política del país. Las resoluciones del Consejo Permanente de la OEA, CP/RES. 772 (1247/00), del 4 de agosto de 2000, y CP/RES. 786 (1267/01) corr. 1, del 14 de marzo de 2001, así como la resolución de la Asamblea General AG/RES. 1831 (XXXI-O/01), “Apoyo a la democracia en Haití”, del 6 de junio de 2001, estipulan los mandatos en virtud de los cuales el Secretario General y el Secretario General Adjunto han estado trabajando con la CARICOM y con el Grupo de Amigos de Haití, para encontrar una solución a la crisis política.

 

            El 15 de enero de 2002, se convocó a una sesión extraordinaria  del Consejo Permanente a fin de considerar la situación en Haití, a raíz de un ataque armado al Palacio de gobierno y la consiguiente violencia, durante la cual las casas de varios dirigentes de la oposición y las oficinas de Convergencia Democrática y tres de sus partidos constituyentes se destruyeron en incendios. El Consejo aprobó la resolución CP/RES. 806 (1303/02), que dispone la preparación de una misión a Haití con el fin de:

                             

Acompañar el interés y disposición del Gobierno de Haití de trabajar conjuntamente con la comunidad internacional para encontrar una solución a la actual crisis política mediante el establecimiento de una Misión de la OEA, de conformidad con la resolución AG/RES. 1831 (XXXI-O/01) de la Asamblea General de la OEA, a fin de trabajar dentro del espíritu de la Carta de la OEA y la Carta Democrática Interamericana.

 

            La postura de la OEA con respecto al cumplimiento de la resolución AG/RES. 1831 es de mediar un acuerdo inicial basándose en una fórmula de consenso, con el fin de formar un consejo electoral que creíble, neutral e independiente, establecer sus atribuciones y tomar varias medidas destinadas a crear un entorno que haga posible las elecciones dignas de crédito. A esto seguirá un acuerdo global que abarcará otros asuntos críticos, tales como buen gobierno, derechos humanos y el desarrollo social y económico de Haití. Todavía quedan dos problemas por resolver en el proyecto de acuerdo inicial.

 

            Este informe describe lo que la Misión Especial podría lograr e incluye un presupuesto ilustrativo para sus actividades.

 

 

Lecciones del pasado

 

            En 1992, la OEA estableció en Haití, una misión de derechos humanos in situ, a fin de observar la situación de los derechos humanos en Haití, bajo el régimen de facto. En 1993, en colaboración con las Naciones Unidas, la OEA estableció la Misión Civil Internacional en Haití (MICIVIH). Las atribuciones iniciales de la MICIVIH se centraron en la promoción y defensa de los derechos humanos y el apoyo a la consolidación de la democracia. Después de la vuelta al orden constitucional, las atribuciones de la MICIVIH se extendieron para añadir expresamente el componente de fortalecimiento institucional, un empeño cuya meta resultó difícil de alcanzar.

 

            Las lecciones recogidas en anteriores programas de la OEA y en otras experiencias dejan en claro que todo intento internacional de facilitar el diálogo en Haití debe prever la identificación de los haitianos con la definición de la agenda y el liderazgo en su ejecución, la elección de los interlocutores y representantes oficiales y la adopción del ritmo y la oportunidad de sus decisiones. Un aspecto clave para poder facilitar intercambios positivos entre los protagonistas del conflicto es asegurarse que todas las partes posean los conocimientos necesarios, la aptitud y la manera de pensar para que puedan participar debidamente en el proceso de diálogo. A menudo, la comunidad internacional ha pasado por alto esta necesidad de identificación y responsabilidad nacional en sus intentos de apoyo al proceso de democratización en Haití.

 

 

Mandato y cumplimiento

 

            Con el objeto especial de encontrar “una solución a la actual crisis política”, la resolución CP/RES. 806 describe el mandato de la nueva misión de la OEA, de la siguiente manera:

 

-                      Investigar y evaluar la situación

 

-                      Apoyar al Gobierno de Haití, a la sociedad civil haitiana y a los partidos políticos democráticos … para fortalecer las instituciones democráticas de Haití.

 

-                      Seguir la marcha de los acontecimientos en Haití, como por ejemplo:

 

a.                   Respeto de los elementos esenciales de la democracia representativa y;

b.                   Cumplimiento de cualquier acuerdo que derive de las negociaciones auspiciadas por la OEA.

 

                              La OEA cumplirá este nuevo mandato dentro del ámbito del proyecto inicial de acuerdo. La mecánica operativa será la siguiente:

 

a.                   Iniciar el despliegue de la misión, a medida que los fondos estén disponibles, de conformidad con el acuerdo marco sobre la Misión entre el Gobierno de Haití y la Secretaría General de la OEA (Anexo 1)

 

b.                   La Misión llevará a cabo una investigación independiente rigurosa acerca de los incidentes ocurridos el 17 de diciembre de 2001 (los términos de referencia para la investigación independiente se adjuntan como Anexo 2). Se establecerá un Consejo Tripartito de Indemnizaciones, en virtud del párrafo 4 (d) de la resolución del Consejo Permanente CP/RES. 806. El Consejo Tripartito estará compuesto por un integrante de la Misión Especial de la OEA, un representante del Gobierno de Haití y un representante seleccionado entre instituciones del sector privado y de las iglesias (los términos de referencia para el Consejo Tripartito de Indemnizaciones se adjuntan como Anexo 3).

 

c.                   El Secretario General y el Secretario General Adjunto intentarán concluir las negociaciones sobre los dos problemas pendientes del proyecto de Acuerdo Inicial “tan pronto como las condiciones sean propicias para conversar.”

 

 

Diálogo

 

            De acuerdo con la resolución AG/RES. 1831 (XXX-O/01), el Secretario General y el Secretario General Adjunto iniciaron un proceso con miras a concertar “un acuerdo de base amplia entre el Gobierno de Haití, los partidos políticos, la sociedad civil y las instituciones pertinentes de la sociedad haitiana.”

 

            La OEA cree que es decisivo que las negociaciones se reanuden en un entorno propicio para el triunfo del Acuerdo Inicial. El Secretario General y el Secretario General Adjunto continuarán dirigiendo el proceso de negociación, con la asistencia, cuando sea oportuno, del Representante Especial del Secretario General.

                             

            La Organización buscó la manera de lograr un acuerdo inicial sobre varios elementos fundamentales, después del cual habría negociaciones, a fin de llegar a un acuerdo global. Los elementos principales del acuerdo inicial son los siguientes:

 

-                      Una fórmula para constituir un Consejo Electoral Provisional digno de crédito, neutral e independiente

-                      El mandato del Consejo

-                      Creación de un entorno propicio para elecciones dignas de crédito

-                      Fomento del diálogo nacional

-                      Disposiciones con respecto a las relaciones de Haití con la comunidad internacional.

 

            La OEA cree que los elementos ya acordados en el proyecto de acuerdo inicial deben respetarse, aún a falta de un acuerdo.

 

            Además, Fanmi Lavalas y Convergencia Democrática ya se han comprometido en el proyecto de acuerdo inicial, a comenzar el diálogo entre los partidos políticos y la sociedad civil dentro de los treinta días siguientes a la firma del acuerdo inicial. El objetivo proclamado para este diálogo de base amplia es lograr un acuerdo político sobre los siguientes temas:

 

a.         Seguridad para los ciudadanos, un régimen judicial y un régimen policial, incluido el nombramiento de autoridades civiles que supervisen a la policía.

 

b.                   Consolidación de la democracia y de las oportunidades de participación, como por ejemplo, fortalecer los partidos políticos como instituciones sociales.

 

c.                   Derechos humanos

 

d.                   Desarrollo económico y social

 

e.                   Gobernanza y transparencia

 

 

Componentes de la Misión

 

            En cumplimiento con el mandato del Consejo Permanente, y de acuerdo al consenso alcanzado hasta el momento en las negociaciones auspiciadas por la OEA, el Secretario General ha encomendado a la misión, los cuatro componentes siguientes:

 

a.                   Seguridad

b.                   Justicia

c.                   Derechos humanos

d.                   Desarrollo democrático, gobernanza y fortalecimiento institucional

 

 

Seguridad

 

            Uno de los objetivos inmediatos de la Misión en esta materia será el mejoramiento de las condiciones de seguridad en relación con actividades políticas. A este respecto, la Misión prestará asistencia en la creación de mecanismos y procedimientos que garanticen la seguridad de todos los partidos políticos, de sus funcionarios y candidatos, como parte de la creación de un clima propicio para las futuras elecciones en el país. La Misión trabajará de cerca con todos los partidos políticos, con el Consejo Electoral Provisional y la Comisión de Garantías Electorales para la puesta en marcha de la sección dos del proyecto de acuerdo inicial sobre la función de la policía en el proceso electoral (Anexo 4).

 

            La misión colaborará a mediano y a largo plazo con el Gobierno de Haití, con la sociedad civil, con organizaciones no gubernamentales y organizaciones internacionales, a fin de trazar un plan estratégico hacia el logro de los siguientes objetivos:

 

-                      Fortalecer el desarrollo institucional de las instituciones importantes de seguridad pública.

-                      Mejorar la colaboración en la administración de justicia, entre las instituciones judiciales, policiales y penitenciarias, partiendo de la base que estos tres pilares son parte de un sistema integrado.

-                      Desarrollar el potencial técnico y directivo de los funcionarios judiciales y policiales a través de un programa de capacitación formal y otros programas accesorios. Podrían elaborarse programas de capacitación sobre manejo de conflictos, vigilancia de la comunidad, protección de los derechos humanos y conducta profesional de la policía.

            La Policía Nacional de Haití debe contribuir a la consolidación de un clima de paz y seguridad. La Misión ayudará a alcanzar esa meta, trabajando en coordinación con las instituciones mencionadas a fin de reformar y reorganizar la labor y las estructuras de control de la policía, compatibles con el derecho y con el gobierno civil elegido y constitucional.

 

            La Misión hará recomendaciones al Gobierno de Haití sobre la composición de la fuerza policial, para asegurar que el nivel de recursos humanos esté de acuerdo con las necesidades de seguridad del país. Los criterios de contratación se revisarán a fin de realzar el profesionalismo del cuerpo de policía.

 

 

Justicia

 

            La comunidad internacional (tanto en el ámbito bilateral como multilateral) ha realizado grandes contribuciones a la reforma del régimen judicial haitiano a fin de mejorar la capacidad de administrar justicia de las instituciones claves. Todavía se deben corregir importantes deficiencias, como por ejemplo, atrasos, costos, complejidad, acceso a la justicia e impunidad dentro de la estructura, organización y procesos decisorios del sistema.

 

            La resolución CP/RES. 806 (1303/02), estipula en el párrafo 4 (a) que “la realización de una investigación rigurosa e independiente de los sucesos relacionados con el 17 de diciembre de 2001”, debe tener lugar, para el logro del restablecimiento del “clima de seguridad que es condición necesaria para reanudar las negociaciones auspiciadas por la OEA.”

 

            La reunión de los Jefes de Estado de la CARICOM en Belice, con motivo de la Decimotercera Reunión entre períodos de sesiones de la Conferencia de Jefes de Estado, aceptó la recomendación de una Misión Especial de la CARICOM a Haití (del 28 al 31 de enero, 2001) de establecer una Comisión Internacional de Investigación independiente a fin de realizar una evaluación de los acontecimientos del 17 de diciembre de 2001.

 

            De conformidad con esos mandatos, y basándose en consultas con la CARICOM y con el Gobierno de Haití, el Secretario General de la OEA ha decidido designar a tres expertos jurídicos para formar una Comisión Investigadora con ese fin. La Misión Especial de la OEA asistirá al Gobierno de Haití en el cumplimiento de cualquier recomendación realizada por la Comisión dentro del ámbito del mandato de la Misión.

 

            El pueblo haitiano necesita acceso a un régimen judicial que se perciba como políticamente imparcial, eficaz y bien organizado. La realización de una investigación convincente en torno a los incidentes del 17 de diciembre de 2001, y el posterior procesamiento de las personas implicadas en la violencia, infundirán confianza en el régimen judicial y harán que disminuya la frecuencia de incidentes de violencia por motivos políticos.

 

            La Misión tomará medidas para mejorar el sistema de procesamientos con miras a apresurar la tramitación de los litigios, reduciendo la frecuencia de la prisión preventiva, las cuales incluirán:

 

 

-                      Asesoría jurídica y capacitación de los Jueces de Instrucción y de los Comisarios de Gobierno acerca de investigaciones penales y procesamiento de delincuentes.

 

-                      Apoyo a la École de Magistrature para la capacitación de los Jueces de Paz y también de los oficiales de juzgados, acerca de como llevar actas, dictar resoluciones y otros deberes.

 

            La Misión prestará ayuda al Departamento de Registro Civil de Haití para registrar a un gran número de ciudadanos indocumentados para que tengan mayor acceso a la justicia.

 

 

Derechos humanos

           

            La función en materia de derechos humanos ocupará un lugar prominente en la labor de la Misión de la OEA. La Misión se basará en el trabajo de misiones anteriores a fin de ayudar a mejorar la situación de los derechos humanos en el país, controlando e informando debidamente sobre asuntos de derechos humanos y a través de asistencia técnica e institucional y de los grupos de defensa de derechos humanos, educación y capacitación.

 

            Por su parte, el Gobierno de Haití, ha extendido una invitación a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), de conformidad al párrafo 11 de la resolución CP/RES. 806, que estipula:

 

Solicitar a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que, en su esfera de competencia, emprenda una visita in situ a Haití para consultar con la sociedad civil, los partidos políticos y el Gobierno de Haití a fin de analizar las condiciones actuales y los sucesos relacionados con el 17 de diciembre de 2001 e informar al respecto.

 

            Aunque la CIDH es una institución independiente y autónoma dentro del sistema interamericano, y se espera que mantenga estos atributos durante el cumplimiento de su misión, se cuenta con que trabajará en coordinación con la Misión de la OEA.

 

            La Misión trabajará con el propósito de lograr lo siguiente:

 

-                      Observar e informar sobre el respeto al derecho a la vida, a la integridad y a la seguridad de la persona, a los derechos individuales y libertades fundamentales, como son la libertad de expresión, de asociación y de reunión, a otros derechos civiles y a las garantías procesales debidas.

-                      Fortalecer la capacidad de las instituciones locales (policía, penitenciarías, justicia, Oficina del “Ombusdman” y sociedad civil, como las organizaciones de derechos humanos no gubernamentales) para proteger, promover y defender los derechos humanos en Haití.

-                      Velar por que las autoridades encargadas de la aplicación de la ley acaten las normas internacionales sobre derechos humanos.

-                      Prestar ayuda a las autoridades haitianas a compilar las leyes que versan sobre la protección de los derechos humanos.

-                      Ofrecer educación y capacitación sobre derechos humanos, cuando sea necesario, a organizaciones de la sociedad civil, a instituciones estatales y a instituciones de educación superior (problemas, instrumentos y normas, protección nacional e internacional y recursos).

-                      Sensibilizar a la población local, sin olvidar las zonas rurales, sobre normas y criterios respecto a derechos humanos.

 

 

Gobernanza

 

            El párrafo 3 de resolución CP/RES. 806 dispone que la Misión de la OEA debe “trabajar dentro del espíritu de la Carta de la OEA y de la Carta Democrática Interamericana.”

 

            Esos documentos determinan y exponen las características principales que refuerzan nuestros valores democráticos, entre los que figuran:

 

-                      Representación ejercida por el pueblo en todas las instituciones políticas, basándose en el principio del consentimiento otorgado libremente.

-                      Participación de todos los ciudadanos en la formulación de directrices y procesos decisorios de dichas instituciones.

-                      Elecciones periódicas libres y justas, en virtud del principio de que la soberanía está depositada en el pueblo y se ejerce mediante sus representantes y en las organizaciones políticas que reflejan este principio.

-                      Sistema pluralista de partidos políticos cuya participación imparcial en el proceso electoral es una condición necesaria para el ejercicio de la voluntad del pueblo.

-                      Las funciones esenciales de gobierno, legislativas, ejecutivas y judiciales deben desempeñarse por individuos e instituciones diferentes para prevenir el abuso de poder.

-                      Relación diferencial entre las instituciones estatales, especialmente las fuerzas armadas, y las autoridades elegidas, legalmente constituidas en cada país; y entre los militares y las instituciones encargadas del cumplimiento de la ley, cuya misión y estructuras de control, sean compatibles con el gobierno civil constitucionalmente elegido.

-                      Respeto a los principios del derecho, a los derechos humanos y a las libertades fundamentales.

-                      Idoneidad en la administración pública

-                      Diligencia, eficacia e imparcialidad del poder judicial

 

            Guiándose por esos valores, la Misión de la OEA se apoyará en los logros en esa materia, y completará los intentos anteriores a fin de fortalecer las instituciones democráticas de Haití y mejorar la capacidad del gobierno en la formulación y ejecución de directrices sociales y económicas. En ese sentido, la Misión podría emprender las siguientes actividades a fin de fortalecer la administración pública y mejorar la responsabilidad pública y la administración en materia de finanzas:

 

-                      Redactar directrices y hacer recomendaciones sobre responsabilidad pública financiera, métodos de administración de finanzas y normas de conducta en la administración pública.

-                      Formular recomendaciones a fin de fortalecer la administración pública con miras a crear un servicio más profesional con características de permanencia y de neutralidad política.

-                      Hacer recomendaciones sobre la descentralización de la administración pública, refiriéndose concretamente al equilibrio de poder entre la administración central y local; el grado de autonomía otorgado a las autoridades locales; el nivel de control del gobierno central sobre los centros de poder locales y uniformidad de normas en la prestación de servicios del estado, muy especialmente en salud, educación, administración de justicia y aplicación de la ley.

-                      Supervisar el cumplimiento de los elementos del acuerdo inicial y del acuerdo global en esta materia.

 

 

Coordinación

 

            Las actividades de la misión deben estar bien coordinadas en Washington y Port-au-Prince, a fin de satisfacer las condiciones de compatibilidad y previsibilidad, a fin de que se complementen funciones y se evite la duplicación de esfuerzos.

 

            Washington

           

El Secretario General y el Secretario General Adjunto consultarán y mantendrán totalmente informado al Grupo de Amigos de Haití, incluido un representante de las Naciones Unidas; a la CARICOM, a través de los Representantes Permanentes de la OEA y la Secretaría de la CARICOM, al Banco Mundial, al Banco Interamericano de Desarrollo y a otras instituciones pertinentes.

 

Port-au-Prince

 

La Misión establecerá relaciones de apoyo mutuo, tanto en el ámbito político (Grupo de Amigos) como en el ámbito técnico (Comunidad internacional donante- PNUD, BID, Banco Mundial, Unión Europea, Comisión de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos, etc.). El Grupo y las instituciones, en el desempeño de sus funciones de consulta y asesoría, decidirán, en consulta con la Misión, acerca de los mecanismos de cooperación y colaboración en esa esfera.

 

            La Misión tomará medidas que aseguren la debida coordinación de todas las actividades dentro del sector público y que todas las evaluaciones, proyectos y recomendaciones se conversen con otros sectores claves de la sociedad haitiana y con el Consejo Electoral Provisional, cuando las mismas se refieran a funciones previstos para esa institución en el acuerdo inicial.

 

Estructura y presupuesto

 

            Se propone que la Misión esté encabezada por un Jefe de Misión de reconocida competencia y que esté compuesta por personas con experiencia en los temas del programa de la Misión.

 

            Un Jefe de Misión Adjunto tendrá la responsabilidad de coordinar las funciones cotidianas de los cuatro pilares de la Misión (seguridad, justicia, gobierno y derechos humanos) y tendrá a su cargo también las funciones administrativas. Cada uno de los pilares contará con al menos tres expertos técnicos; el pilar de seguridad estará dotado de al menos cuatro expertos y el pilar de justicia contará con un mínimo de tres (uno de ellos de la CARICOM). Los expertos en justicia prestarán ayuda al Gobierno de Haití en la conducción de las investigaciones previstas según el párrafo 3 de la resolución CP/RES. 806.

 

            En el Anexo 5 se presenta un presupuesto ilustrativo que cubriría las operaciones de la misión. El presupuesto es para una Misión de la OEA compuesta por 15 funcionarios técnicos profesionales además del personal de apoyo necesario. El presupuesto no incluye fondos para programas, ni financiamiento para las actividades de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

 

 

Conclusión

 

            Los Estados Miembros de la Organización de Derechos Humanos han manifestado en las resoluciones CP/RES. 772 (1247/00), CP/786 (1267/ 01), AG/RES. 1831 (XXXI-O/01) y CP/RES. 806 (1303/02), que rechazan la violencia como instrumento político y apoyan el diálogo y las negociaciones en la resolución de la crisis política en Haití.

 

            Es de esperarse que los beneficios obtenidos a través de las negociaciones auspiciadas por la OEA, se mantengan y que el pronto cumplimiento del párrafo 4 de la resolución CP/RES. 806, restablezca el “clima de seguridad” para la reanudación de las conversaciones, a fin de resolver los dos puntos pendientes en el proyecto de acuerdo inicial.

 

            La Misión de la OEA procurará inculcar a los partidos políticos la importancia de su contribución al clima de seguridad, mediante el cultivo de la tolerancia, la paz y el respeto mutuo.

 

            La Misión trabajará de cerca con el Gobierno de Haití para cumplir el mandato de la Misión, no como una obligación de honor de parte del gobierno, sino como un compromiso mutuo entre Haití y la comunidad internacional, de ofrecer apoyo concreto al Gobierno de Haití, lo cual redundará en beneficios para el pueblo de ese país.


(Anexo 1)

 

 

ACUERDO

ENTRE
EL GOBIERNO DE LA REPÚBLICA DE HAITÍ
Y

LA SECRETARÍA GENERAL DE LA

ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS

EN RELACIÓN CON LA MISIÓN ESPECIAL DE LA

ORGANIZACIÓN DE LOS ESTADOS AMERICANOS

PARA FORTALECER LA DEMOCRACIA EN HAITÍ

 

 

            El Gobierno de la República de Haití (Gobierno de Haití) y la Secretaría General de la Organización de los Estados Americanos (SG/OEA), (“las Partes”) han convenido en lo siguiente:

 

 

ARTÍCULO I

OBJETO

 

            1.1        El objeto de este Acuerdo es definir los términos y condiciones para la ejecución satisfactoria de los trabajos de la Misión Especial de la OEA para fortalecer la democracia en Haití (la Misión), conjuntamente con la Comunidad del Caribe (la CARICOM), y de conformidad con las disposiciones contenidas en las resoluciones AG/RES. 1831 (XXXI-O/01) y CP/RES. 806 (1303/02),  del 16 de enero de 2002.

 

            1.2        Los trabajos de la Misión incluirán las áreas de seguridad, justicia, derechos humanos y el desarrollo de la democracia, la gobernanza y el fortalecimiento institucional. El documento que detalla la distribución equilibrada de los trabajos de la Misión en estas áreas, se está consultando con la CARICOM, otros Estados Miembros, incluido Haití, y los Observadores Permanentes de la OEA. Este documento será incorporado como parte integral del presente Acuerdo una vez que haya sido adoptado por los representantes de las Partes debidamente autorizados.

 

      1.3        Los trabajos de la Misión están destinados a investigar y evaluar la situación y asistir al Gobierno y pueblo de Haití en el fortalecimiento de su sistema e instituciones democráticos.

 

 

ARTÍCULO II

GARANTÍAS E INFORMACIÓN

 

            2.1        Para la ejecución del presente acuerdo, el Gobierno de Haití le garantiza a la Misión y a sus miembros el acceso libre y seguro a todos los sectores de la política y de la sociedad civil haitiana, incluidos la prensa y los partidos de oposición. Asimismo, el Gobierno de Haití, dentro del ámbito de la legislación haitiana y de conformidad con la Carta de la OEA, suministrará a la Misión y a sus miembros todas las facilidades para cumplir con sus funciones, incluyendo el libre desplazamiento en todo el territorio haitiano así como el pleno acceso a todos los órganos, organismos y entidades gubernamentales y a sus archivos y documentos.

 

            2.2        Entre las actividades que llevarán a cabo la Misión y sus miembros se incluyen las siguientes:

 

            a.         Efectuar las investigaciones y evaluaciones que estimen necesarias;

b.         Formular las recomendaciones y proveer la asistencia que consideren pertinentes.

 

            2.3        La SG/OEA someterá periódicamente un informe al Consejo Permanente de la OEA y al Gobierno de Haití sobre las actividades de la Misión. La SG/OEA mantendrá al público debidamente informado a través de los medios de prensa.

 

 

ARTÍCULO III

MIEMBROS DE LA MISIÓN

 

            3.1        La SG/OEA comunicará al Gobierno de Haití los nombres de las personas que integrarán la Misión, los que estarán debidamente identificados con un carné de identificación de la OEA, elaborado especialmente para la Misión, de conformidad con el Artículo 9.1 de este Acuerdo.

 

            3.2        El Secretario General de la OEA designará los miembros de la Misión, quienes desempeñarán las funciones necesarias para la ejecución satisfactoria del presente Acuerdo.

 

 

ARTÍCULO IV

PRIVILEGIOS E INMUNIDADES DE LA MISIÓN

 

            4.1        Los privilegios e inmunidades de la Misión y de sus miembros son aquellos que se otorgan a la OEA, a sus órganos y a su personal, de conformidad con los artículos 133, 134, 135 y 136 de la Carta de la OEA, cuyo instrumento de ratificación fue depositado por el Gobierno de Haití el 28 de marzo de 1951, el Acuerdo sobre Privilegios e Inmunidades de la OEA, cuyo instrumento de ratificación fue depositado por el Gobierno de Haití el 13 de marzo de 1952, y el Acuerdo sobre el funcionamiento en Port-au-Prince de la Oficina de la SG/OEA, suscrito por el Gobierno de Haití y la SG/OEA el 8 de marzo de 1972.

 

            4.2        Los bienes y haberes de la Misión, en cualquier lugar del territorio de Haití y en poder de cualquier persona en que se encuentren, gozarán de inmunidad contra cualquier procedimiento judicial, excepto en aquellos casos específicos en que se renuncie expresamente a esa inmunidad. Se entiende, sin embargo, que esa renuncia de inmunidad no tendrá el efecto de sujetar dichos bienes y haberes a ninguna medida de ejecución.

 

            4.3        Los locales que ocupe la Misión serán inviolables. Asimismo, sus haberes y bienes, en cualquier lugar del territorio de Haití y en poder de cualquier persona en que se encuentren, gozarán de inmunidad contra allanamiento, confiscación, expropiación y contra toda otra forma de intervención, ya sea de carácter ejecutivo, administrativo, judicial o legislativo.

 

            4.4        Los archivos de la Misión y todos los documentos que le pertenezcan o que se hallen en su posesión, serán inviolables dondequiera que se encuentren.

 

            4.5        La Misión estará: a) exenta del pago de todo tributo interno, entendiéndose, sin embargo, que no podrán reclamar exención alguna por concepto de tributos que de hecho constituyan una remuneración por servicios públicos; b) exenta del pago de toda tributación aduanera, y de prohibiciones y restricciones respecto a artículos y publicaciones que la Misión importe o exporte para su uso oficial. Se entiende, sin embargo, que los artículos que se importen libres de derechos, sólo se venderán en el país conforme a las condiciones que se acuerden con el Gobierno de Haití; y c) exenta de afectación por ordenanzas fiscales, reglamentos o moratorias de cualquier naturaleza. Además podrá tener divisas corrientes de cualquier clase, llevar sus cuentas en cualquier divisa y transferir sus fondos en divisas.

 

            4.6        La Misión podrá establecer y operar en territorio haitiano un sistema de radiocomunicaciones autónomo para establecer contacto permanente entre los miembros de la Misión y los vehículos que utilice la Misión con las oficinas, como de éstas con la sede central y entre la sede central y la sede de la SG/OEA en Washington, D.C.; para cuyo logro el Gobierno de Haití suministrará toda la colaboración técnica y administrativa que sean necesarias. Esta disposición dependerá de la autorización del Consejo Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL) la cual no será atrasada o rechazada en forma exagerada.

 

 

ARTÍCULO V

DE LOS MIEMBROS DE LA MISIÓN

 

            5.1        Los miembros de la Misión gozarán durante el período en que ejerzan sus funciones y durante sus viajes de ida y regreso a Haití de los privilegios e inmunidades siguientes:

 

c.                   Inmunidad contra detención o arresto personal; e inmunidad contra todo procedimiento judicial respecto a todos sus actos ejecutados y expresiones emitidas, ya sean orales o escritas, en el desempeño de sus funciones;

d.                   Inviolabilidad de todo papel y documento;

e.                   Derecho a comunicarse con la SG/OEA por radio, teléfono, telégrafo, vía satélite u otros medios, y a recibir documentos y correspondencia por mensajeros o en valijas selladas, gozando al efecto de los mismos privilegios e inmunidades que los concedidos a correos, mensajeros o valijas diplomáticas;

f.                    Derecho a utilizar para su movilización cualquier medio de transporte, tanto aéreo, como marítimo o terrestre, sobre todo el territorio nacional;

g.                   Exención, respecto de sí mismo y de sus cónyuges e hijos, de toda restricción de inmigración y registro de extranjeros y de todo servicio de carácter nacional en Haití;

h.                   Gozarán de la más amplia libertad para el traspaso de fondos y para la negociación en cualquier lugar y forma de divisas, cheques, metálicos, monedas o billetes extranjeros, que reciban como retribuciones y beneficios por sus servicios, no estando sujeto a las limitaciones, restricciones o medidas de fiscalización o control que se establezcan sobre la materia; y

i.                     Las mismas inmunidades y franquicias respecto de sus equipajes personales, acordadas a los enviados diplomáticos.

 

 

ARTÍCULO VI

SEGURIDAD DE LOS MIEMBROS DE LA MISIÓN

 

            6.1        El Gobierno de Haití se compromete a adoptar las disposiciones necesarias para garantizar la seguridad y la protección de los miembros de la Misión, tanto de su integridad física como de sus bienes.

 

            6.2        Los miembros de la Misión se comprometen a cooperar con las autoridades civiles y policiales encargadas de su seguridad y protección.

 

 

ARTÍCULO VII

COOPERACIÓN CON LAS AUTORIDADES

 

            7.1        Los miembros de la Misión colaborarán con las autoridades competentes de Haití para evitar que ocurran abusos en relación con los privilegios e inmunidades mencionados. Asimismo, las autoridades competentes de Haití harán lo posible por facilitar la colaboración que les sea solicitada por los miembros de la Misión.

 

            7.2        Sin perjuicio de los privilegios e inmunidades otorgados, los miembros de la Misión respetarán las leyes y reglamentos vigentes en Haití.

 

7.3        El Gobierno de Haití y la SG/OEA tomarán las medidas que sean necesarias para procurar un arreglo amistoso para la solución adecuada de:

 

c.                   las controversias que se originen en contratos o en otras cuestiones de derecho privado,

d.                   las controversias en que sea parte cualquiera de los miembros de la Misión respecto de materias que gocen de inmunidad.

 

 

ARTÍCULO VIII

CARÁCTER DE LOS PRIVILEGIOS E INMUNIDADES

 

8.1.       Los privilegios e inmunidades se otorgan a la Misión y a sus miembros para salvaguardar su independencia en el ejercicio de sus funciones de investigación, evaluación y asistencia al Gobierno y al pueblo de Haití para fortalecer su sistema e instituciones democráticos, y no para beneficio personal ni para realizar actividades que vayan en contra de la legislación haitiana. Por consiguiente, el Secretario General de la OEA renunciará a los privilegios e inmunidades de éstos en caso de que, según su criterio, el ejercicio de ellos impida el curso de la justicia, y cuando dicha renuncia pueda hacerse sin que se perjudiquen los intereses de la OEA.

 

 

ARTÍCULO IX

IDENTIFICACIÓN

 

            9.1.       La SG/OEA proveerá a cada uno de los miembros de la Misión, como también al personal local contratado, de un carné de identidad numerado, el cual contendrá el nombre completo, la fecha de nacimiento, el cargo o rango y una fotografía. Asimismo, los miembros de la Misión estarán obligados a presentar dicho carné cuando así lo requieran las autoridades de Haití.

 

 

ARTÍCULO X

DISPOSICIONES GENERALES

 

10.1.     El Gobierno de Haití reconoce el “documento oficial de viaje” expedido por la SG/OEA como documento válido y suficiente para los viajes de los miembros de la Misión. El Gobierno de Haití otorgará a los miembros de la Misión el correspondiente visado diplomático para que puedan ingresar, permanecer y salir del país las veces y durante el tiempo que sea necesario hasta el término de la Misión.

 

10.2.     Este Acuerdo podrá ser modificado por mutuo consentimiento del Gobierno de Haití y de la SG/OEA.

 

            10.3.     Este Acuerdo entrará en vigor en la fecha de su firma y se mantendrá vigente durante un año y podrá ser renovado mediante acuerdo escrito de ambas Partes.

 

            EN FE DE LO CUAL, los representantes del Gobierno de Haití y de la SG/OEA, debidamente autorizados al efecto, firman este Acuerdo en dos originales igualmente válidos, en la ciudad de Port-au-Prince, Haití, el primer día del mes de marzo del año dos mil dos.

 

 

Por EL GOBIERNO DE LA

REPÚBLICA DE HAITÍ

 

Por la Secretaría General

DE LA ORGANIZACIÓN DE LOS

Estados Americanos

 

——————————————

Joseph Philippe ANTONIO

Ministro de Relaciones Exteriores

y Culto

——————————————

Luigi R. EINAUDI

Secretario General Adjunto

 

 


 

(Anexo 2)

 

TÉRMINOS DE REFERENCIA PARA UNA COMISIÓN INVESTIGADORA

DE LOS INCIDENTES DEL 17 DE DICIEMBRE DE 2001

EN HAITI

 

 

 

ANTECEDENTES

 

            El 16 de enero de 2000, el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos aprobó la resolución CP/RES. 806 (1303/02), que estipula en el párrafo 4 (a) que “la realización de una investigación rigurosa e independiente de los sucesos relacionados con el 17 de diciembre de 2001” tendrá lugar a fin de contribuir a la reanudación del “clima de seguridad que es condición necesaria para reanudar las negociaciones auspiciadas por la OEA”.

 

            Durante la Decimotercera Reunión entre períodos de sesiones de la Conferencia de Jefes de Estado de la CARICOM en Belice, se aceptó la recomendación de una Misión Especial de la CARICOM a Haití (del 28 al 31 de enero de 2001) de que se estableciera una Comisión Internacional independiente a fin de analizar los acontecimientos del 17 de diciembre de 2001.

 

            En virtud de esos mandatos y teniendo en cuenta las consultas con la CARICOM y el Gobierno de Haití, el Secretario General de la OEA decidió nombrar a tres expertos legales para formar una Comisión Investigadora (“la Comisión”) con ese propósito.

 

 

TÉRMINOS DE REFERENCIA

 

1.                   Los Comisionados investigarán las circunstancias en torno a los siguientes hechos:

 

a)                  Ataque armado al Palacio de gobierno en Port-au-Prince durante las primeras horas del lunes 17 de diciembre de 2001.

 

b)                  El saqueo e incendio de la sede de los partidos políticos de la oposición, las residencias privada de los dirigentes de Convergencia Democrática y los centros culturales y académicos, extranjeros o nacionales, en Port-au-Prince y en otras ciudades y localidades.

 

c)                  Cualquier vínculo posible entre los incidentes en (a) y (b) descritos más arriba y los incidentes violentos del 28 de julio de 2001 en Port-au-Prince y en otros lugares de Haití.

 

d)                  Ataques, intimidación y amenazas dirigidas a miembros de la prensa y propietarios de establecimientos de medios de difusión el 17 de diciembre de 2001 y en los días posteriores.

2.         Los tres integrantes de la Comisión (“Comisionados”) no serán ciudadanos de Haití. Serán elegidos de acuerdo con su aptitud profesional, prudencia y reputación de imparcialidad, de entre los candidatos propuestos por los Estados Miembros de la OEA, incluido uno de la CARICOM.

 

3.         La investigación será independiente y separada de cualquier procedimiento judicial en Haití.

 

4.         De conformidad con el Acuerdo entre la Secretaría General de la OEA y el Gobierno de Haití:

 

(i)                  Los Comisionados gozarán acceso libre e ilimitado a todas las localidades, organizaciones y entidades que elijan visitar o a individuos que deseen entrevistar, así como a los documentos y a otras fuentes de información.

(ii)                Las autoridades e instituciones haitianas cooperarán y prestarán toda asistencia y apoyo a los Comisionados en la realización de la investigación.

 

5.         Los tres Comisionados presentarán su informe sobre la investigación al Gobierno de Haití y al Secretario General de la OEA. El informe incluirá las determinaciones de hecho y recomendaciones formuladas al Gobierno de Haití y reflejará las deliberaciones y conclusiones independientes de los Comisionados basadas en esas determinaciones de hecho.

 


(Anexo 3)

 

TÉRMINOS DE REFERENCIA PARA UN CONSEJO CONSULTIVO

DE INDEMNIZACIONES

 

 

ANTECEDENTES

 

            El 16 de enero de 2002, el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos aprobó la resolución CP/RES.806 (1303/02), haciendo un llamado al Gobierno de Haití para que “prosiga con diligencia todos los esfuerzos para restablecer el clima de seguridad que es condición necesaria para reanudar las negociaciones auspiciadas por la OEA, entre ellos, la realización de una investigación rigurosa e independiente de los sucesos relacionados con el 17 de diciembre de 2001.”

 

            En virtud de este mandato y basándose en las consultas con la CARICOM y el Gobierno de Haití, el Secretario General de la OEA ha decidido designar a dos personas para formar, junto con un representante del Gobierno de Haití, un Consejo Tripartito de Indemnizaciones. El Consejo asesorará a la Comisión Ministerial (la Comisión), nombrada por el Gobierno de Haití, a este respecto.

 

 

TÉRMINOS DE REFERENCIA

 

1.       El Consejo realizará:

 

a)                  una evaluación de todos los daños físicos, pérdida de vidas u otros daños físicos sufridos como consecuencia directa de la violencia del 17 de diciembre de 2001, la cual continuó durante varios días después.

b)                  un recuento de los daños materiales derivados del ataque al Palacio Nacional, el saqueo e incendio de la sede de los partidos políticos de la oposición, de las residencias privadas de los dirigentes de Convergencia Democrática, de los centros culturales y académicos, extranjeros o nacionales, en Port-au-Prince y en otras ciudades y localidades.

                             

2.       El Consejo estará constituido de la siguiente forma:

 

(i)                  Una persona nombrada por el Gobierno de Haití;

(ii)                Una persona nombrada por el Secretario General de la OEA de una lista de personas recomendadas por instituciones del sector privado y las iglesias de Haití;

(iii)               Una persona nombrada por el Secretario General de la OEA, en el ejercicio de su discreción.

 

3.       Las autoridades haitianas cooperarán y prestarán total ayuda y apoyo al Consejo en su labor.

 

4.       El Consejo presentará un informe a la Comisión Ministerial con recomendaciones sobre indemnizaciones a organizaciones e individuos que sufrieron daños como resultado directo de la violencia iniciada el 17 de diciembre de 2001 y que continuó durante varios días más.

 


(Anexo 4)

 

 

Rev. 8, 15 de julio de 2001, 11:40 p.m.

 

PROYECTO DE ACUERDO INICIAL

 

 

            Los que suscriben, partidos políticos, organizaciones de la sociedad civil e iglesias, reafirmamos nuestra profunda convicción de que es preciso resolver la crisis política y deben fortalecerse las instituciones democráticas. Nos comprometemos solemnemente a empeñarnos en la consecución de esos objetivos y a no escatimar esfuerzo alguno para alcanzarlos, de buena fe, de acuerdo con los esfuerzos del Hemisferio para fomentar y consolidar la democracia. Por lo tanto, hemos acordado los siguientes puntos, con la garantía del Gobierno:

 

c.                   La creación de un nuevo Consejo Electoral Provisional (CEP) creíble, independiente y neutral.

 

            Acordamos participar en la designación de los nueve miembros del CEP, según la siguiente fórmula, a la que se llegó por consenso. Los miembros tendrán que ser personas respetables que gocen de la confianza de todos los ciudadanos. Antes de la designación de los miembros, los que suscriben serán consultados acerca de las personas designadas, a fin de verificar que poseen las calificaciones necesarias.

 

            El CEP tendrá las siguientes atribuciones, responsabilidades, autoridad y garantías:[1]/

 

a.                   Organizar, a fines de 2002, elecciones para sustituir a los miembros del Parlamento que fueron elegidos el 21 de mayo de 2000.

 

b.                   Organizar, a fines de 2002, elecciones para las comunidades territoriales. Las elecciones indirectas se realizarán después de las de las comunidades territoriales.

 

c.                   Nombrar a los funcionarios ejecutivos del CEP encargados de ejecutar sus decisiones.

 

d.                   Examinar las calificaciones del personal del CEP para comprobar que cumplen los requisitos de profesionalismo, idoneidad, imparcialidad y neutralidad. De ser necesario, el CEP puede nombrar a nuevos funcionarios que posean esas calidades.

 

e.                   El CEP recibirá pleno apoyo financiero y técnico del Gobierno de Haití para asegurar su autonomía y su capacidad para descargar sus obligaciones sin interferencias. Además, el Gobierno adoptará todas las medidas y decisiones necesarias para garantizar la seguridad y proteger la autonomía de los miembros del CEP, de sus funcionarios y asesores, de los candidatos, los militantes políticos y los ciudadanos, para que puedan ejercer plenamente sus derechos políticos en todo el territorio nacional.

 

f.                    El CEP puede solicitar y recibir asistencia logística, técnica y financiera de la comunidad internacional a través del Estado.

 

II.                El establecimiento de un clima favorable a la expresión de las preferencias políticas, que permita elecciones libres

 

            Acordamos adoptar todas las medidas que fomenten la confianza y el respeto entre los partidos políticos y el Gobierno.

 

            La Policía, en particular, debe ejercer la máxima prudencia y cuidado en el cumplimiento de sus funciones, en forma imparcial, neutral y justa. El Consejo Electoral Provisional (CEP) tendrá autoridad para controlar a la Policía Nacional, a fin de determinar que cumple sus funciones en forma imparcial, neutral y justa. A tales efectos, el CEP diseñará medios para respaldar esta función de control, tras consultas con los partidos políticos, la sociedad civil y las iglesias.

 

            A través de ese mecanismo, y por la vía de la Comisión de Garantías Electorales, el CEP recibirá denuncias y pedidos de los partidos políticos, candidatos y ciudadanos en relación con las operaciones de la Policía Nacional vinculadas al proceso electoral. Asimismo, la misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y la Misión de Observación Electoral pueden informar al CEP de toda deficiencia que puedan observar.

 

            El CEP tendrá derecho a formular recomendaciones sobre medidas correctivas al Consejo Superior de la Policía Nacional (CSPN). Análogamente, podrá comunicarse con el Gobierno de la República para presentar recomendaciones destinadas a la solución de los problemas que haya identificado. Las recomendaciones del CEP podrán incluir la propuesta de plazos específicos para su implementación. El CSPN adoptará todas las medidas necesarias para considerar las recomendaciones del CEP con la mayor diligencia, a fin de asegurar el mantenimiento de un clima favorable al éxito de la campaña, las elecciones y las actividades postelectorales.

 

            El Consejo Superior de la Policía Nacional garantizará que no haya interferencias con la contratación, la labor y el comportamiento profesional de la Policía.

 

            El Gobierno de Haití invitará a una misión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos para controlar la observancia de los derechos humanos.

 

            El Gobierno de Haití también pedirá a la OEA y a la CARICOM que envíen una Misión de Observación Electoral (MOE) para que esté presente en el proceso de las elecciones. La MOE brindará al CEP asistencia técnica y comprobará que existan todas las condiciones necesarias para garantizar unas elecciones libres, transparentes e imparciales, que permitan que todos los ciudadanos expresen libremente sus preferencias políticas, en una atmósfera libre de intimidaciones.

 

            El Gobierno de Haití solicitará asistencia técnica para la Policía Nacional, a fin de ayudar a la preparación y ejecución de los planes de seguridad.

 

El CEP establecerá una Comisión de Garantías Electorales (CGE) para:

 

¨       Fomentar la participación y confianza de los ciudadanos, instituciones, candidatos y partidos políticos en el proceso electoral.

 

¨       Ayudar al CEP a recabar, analizar y procesar las denuncias de candidatos o ciudadanos con respecto al proceso electoral.

 

¨       La CGE incluirá, entre otros, a representantes de las misiones de observación electoral, de un órgano nacional de coordinación integrado sobre la base de la experiencia en la coordinación de la observación electoral en Haití, y de las organizaciones de la sociedad civil. La misión de la OEA y la CARICOM participará como testigo.

 

¨       La CGE será dirigida conjuntamente por personas designadas por la Conferencia de Obispos y la Federación Protestante de Haití, bajo la supervisión del Presidente del CEP.

 

 

III.             Fomento de un diálogo nacional encaminado a alcanzar un acuerdo político que fortalezca la democracia y la observancia de los derechos humanos y la promoción del progreso económico y social.

 

            Estamos dispuestos a emprender, dentro de los 30 días a partir de la firma del presente acuerdo y con el respaldo del Gobierno de Haití y de la misión de la OEA y la CARICOM, un diálogo entre los partidos políticos y las organizaciones de la sociedad civil, encaminado a diseñar y concretar un acuerdo político en torno a las cuestiones siguientes:

 

a.                   La seguridad de los ciudadanos, un sistema judicial y un sistema policial, incluido el establecimiento de autoridades civiles que supervisen a la policía.

 

b.                   La consolidación de la democracia y de las oportunidades de participación, incluido el fortalecimiento de los partidos políticos y las instituciones sociales.

 

c.                   Los derechos humanos.

 

d.                   El desarrollo económico y social.

 

e.                   El gobierno y la transparencia.

 

 


IV.       Providencias para la designación de los miembros del CEP

 

            Acordamos la designación por el Presidente de la República de los miembros del CEP que propongan las instituciones siguientes:

 

·                     1 representante de Fanmi Lavalas

 

·                     1 representante de Convergencia Democrática

·                     1 representante de los demás partidos políticos

 

·                     1 representante de la Conferencia de Obispos

 

·                     1 representante de las sectas reformistas coordinadas por la Federación Protestante de Haití

 

·                     1 representante de la Iglesia Episcopal

 

·                     1 representante del Poder Judicial

 

·                     1 representante de las organizaciones de empleadores coordinadas por la Cámara de Comercio e Industria de Haití (CCIH)

 

·                     1 representante de las organizaciones de derechos humanos coordinadas por Justicia y Paz.

 

      En caso de que una organización o sector no proponga un candidato dentro del plazo estipulado, la Conferencia de Obispos, la Federación Protestante de Haití, la Iglesia Episcopal, el Poder Judicial y el coordinador de las organizaciones de derechos humanos llenarán conjuntamente el cargo vacante.

 

            Si un miembro del CEP renuncia o es descalificado o inhabilitado para ejercer sus funciones, será sustituido por el mismo órgano que haya efectuado su designación.

 

            Según lo previsto en el Capítulo I, los miembros deberán contar con el respeto y la confianza de todos los ciudadanos. Antes de su designación, deberán celebrarse consultas entre los suscritos en relación con los candidatos propuestos a fin de comprobar que cuentan con las calificaciones necesarias.

 

 

V.         Disposiciones en relación con la cooperación internacional

 

            Acordamos también pedir al Secretario General de la OEA que se empeñe, junto con los Estados miembros y la CARICOM, para restablecer relaciones normales entre Haití y la comunidad internacional, incluidas las organizaciones financieras internacionales, en la medida en que se avance en la implementación del presente acuerdo político, a fin de alcanzar una solución duradera a la crisis desatada por las elecciones del 21 de mayo de 2000, y ayudar a promover el desarrollo económico y social de Haití.

 

Firmado en Port-au-Prince, el

 

 

Fanmi Lavalas                                                               Convergencia Democrática

 


TESTIGOS:

 

Conferencia de Obispos

 

Federación de Iglesias Protestantes de Haití

 

Iniciativa de la Sociedad Civil

 

Fundación Nouvelle Haiti

 

Cámara de Comercio e Industria

 

Centro para la Libre Empresa y la Democracia

 

Organización de los Estados Americanos

 

Comunidad del Caribe

 

Unión Europea

 

Decano del Cuerpo Diplomático

 

Estados Unidos de América

 

Canadá

 

Francia

 

República Dominicana

 

Chile

 

 

Visto y aprobado por el Gobierno de Haití

 

 


 

 

 

Misión Especial de la OEA en Haití

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

(Anexo 5)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

NOTA:

Este proyecto de presupuesto prevé los medios para una Misión Especial de la OEA compuesta por 15 funcionarios técnicos, más el personal de apoyo necesario, conjuntamente con los requisitos operacionales esenciales, pero no prevé fondos para programas ni para actividades de la CIDH.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mes 1

Mes 2

Mes 3

Mes 4

Mes 5

Mes 6

Mes 7

Mes 8

Mes 9

Mes 10

Month 11

Month 12

Sub-Total

1. Contratos internacionales:

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jefe de Misión

 

 

8,000

8,000

8,000

8,000

8,000

8,000

8,000

8,000

8,000

8,000

8,000

8,000

96,000

 

Jefe de Misión Adjunto

 

6,750

6,750

6,750

6,750

6,750

6,750

6,750

6,750

6,750

6,750

6,750

6,750

81,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Especialista Principal en Derechos Humanos

 

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

69,000

 

Especialista Principal en Derechos Humanos

 

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

69,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Especialista Principal en Justicia

 

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

69,000

 

Especialista Principal en Justicia

 

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

69,000

 

Especialista en Justicia

 

 

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

57,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Especialista Principal en gobierno (democracia)

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

69,000

 

Especialista Principal en gobierno (democracia)

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

69,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Especialista Principal en Seguridad

 

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

69,000

 

Especialista Principal en Seguridad

 

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

5,750

69,000

 

Especialista en Seguridad

 

 

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

57,000

 

Especialista en Seguridad

 

 

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

4,750

57,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Funcionario Administrativo

 

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

45,000

 

Asistente Ejecutivo

 

 

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

3,750

45,000

 

Asistente Administrativo

 

3,000

3,000

3,000

3,000

3,000

3,000

3,000

3,000

3,000

3,000

3,000

3,000

36,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Seguro de Salud

 

 

11,250

11,250

11,250

11,250

11,250

11,250

11,250

11,250

11,250

11,250

11,250

11,250

135,000

 

Seguro de Vida

 

 

4,000

4,000

4,000

4,000

4,000

4,000

4,000

4,000

4,000

4,000

4,000

4,000

48,000

 

Seguridad Social

 

 

12,825

12,825

12,825

12,825

12,825

12,825

12,825

12,825

12,825

12,825

12,825

12,825

153,900

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2. Servicios de Consultoría

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Consultores Técnicos Internacionales

90000

 

 

90000

 

 

90000

 

 

90000

 

 

360,000

 

Consultores Técnicos de Haití

 

100000

 

 

100000

 

 

100000

 

 

100000

 

 

400,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3. Viajes internacionales/viáticos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Viajes del Secretario General, SGA y asesores

3000

3000

3000

3000

3000

3000

3000

3000

3000

3000

3000

3000

36,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Jefe de Misión

 

 

1500

 

 

1500

 

 

1500

 

 

1500

 

1500

7,500

 

Jefe de Misión Adjunto

 

1000

 

 

1000

 

 

1000

 

 

1000

 

1000

5,000

 

13 Especialistas

 

 

13000

 

 

 

 

 

13000

 

 

 

 

13000

39,000

 

Asistente Administrativo

 

 

1000

 

 

 

 

 

1000

 

 

 

 

1000

3,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4. Personal Local

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Cuatro (4) choferes a $650/mes:

2600

2600

2600

2600

2600

2600

2600

2600

2600

2600

2600

2600

31,200

 

Tres (3) Secretarias a $1,200/mes

3600

3600

3600

3600

3600

3600

3600

3600

3600

3600

3600

3600

43,200

 

Dos (2) guardias de seguridad a $850/mes

1700

1700

1700

1700

1700

1700

1700

1700

1700

1700

1700

1700

20,400

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5. Transporte Local

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compra de (4) Vehículos

 

80000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

80,000

 

Gasolina

 

 

 

800

800

800

800

800

800

800

800

800

800

800

800

9,600

 

Mantenimiento de Vehículos

 

 

500

500

500

500

500

500

500

500

500

500

500

500

6,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

6.  Comunicaciones

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Teléfono/fax

 

 

500

500

500

500

500

500

500

500

500

500

500

500

6,000

 

Correo

 

 

 

3000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3,000

 

Celular

 

 

 

1200

1200

1200

1200

1200

1200

1200

1200

1200

1200

1200

1200

14,400

 

Internet/emaill

 

 

3000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3,000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

7. Compra/alquiler de equipos

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Compra de 18 computadoras (a $1500 c/u)

27000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

27,000

 

Compra de programas

 

9000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

9,000

 

Compra de 4 impresoras

 

2000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2,000

 

Compra de 1 scanner

 

400

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

400

 

Compra de 2 fotocopiadoras

 

4000

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4,000

 

Compra de 18 teléfonos celulares (a $200 c/u)

3600

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3,600

 

Seguro de equipos

 

 

200

200

200

200

200

200

200

200

200

200

200

200

2,400

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

8.  Alquiler de oficinas y mantenimiento

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Alquiler de oficina en Port-au-Prince

4000

4000

4000

4000

4000

4000

4000

4000

4000

4000

4000

4000

48,000

 

Servicios públicos

 

 

 

500

500

500

500

500

500

500

500

500

500

500

500

6,000

 

Artículos de oficina

 

 

200

200

200

200

200

200

200

200

200

200

200

200

2,400

 

Compra de un generador

 

20000